Consejos para decorar la habitación de una chica adolescente

¿Tienes una hija adolescente? Pues entonces ya sabrás lo complicado que puede llegar a ser convivir con chicas en esta etapa de cambios en la que ni siquiera tienen claros sus propios gustos. Y es que se trata de la época en la que dejan de ser niñas para ir convirtiéndose, poco a poco, en auténticas mujercitas.

Durante esta etapa de sus vidas la habitación se convierte en un auténtico refugio donde además de descansar al llegar la noche, estudiarán y harán los deberes, se esconderán para escuchar música y ver la tele, y se reunirán con sus amigas. Por eso, es importante decorar el domitorio juvenil para que no solo estén cómodas, sino que se sientan identificadas. Hoy queremos darte algunos consejos para que tengas éxito con la decoración de la habitación de una chica adolescente. ¿Nos acompañas?

Ten en cuenta sus gustos

Siempre es importante tener en cuenta los gustos de las más pequeñas de la casa, pero cuando se van haciendo mayores sus opiniones se vuelven esenciales. Por tanto, deberás hacerles caso en cuestiones como los colores, los muebles y los estilos decorativos. Eso sí, aunque te cueste, deberás hacerles entender que la opinión de los padres también debe tenerse en cuenta. Así, lo mejor es que lleguéis a un consenso y que la habitación sea una mezcla de los gustos de ambos.

Colores

Es muy probable que tu hija adolescente quiera decorar la habitación de manera que el resultado sea totalmente femenino, con colores como el rosa o el rojo. Esto no es malo, aunque debes explicarles que, posiblemente, a medida que pase el tiempo sus gustos irán cambiando, así que es mejor optar por colores neutros y utilizar sus favoritos para complementos y textiles. Si no hay manera de hacerles entrar en razón, siempre pdormitorio-juvenil-blanco-y-rosa-chica/uedes optar por unos muebles tan femeninos como los de la habitación con detalles en rosa que puedes ver en la siguiente imagen.

Los muebles esenciales

Los muebles que se necesitan en una habitación juvenil para adolescentes no se diferencian de los que necesitan los chicos. Así, serán esenciales una cama cómoda, un escritorio en el que poder hacer los deberes, una silla ergonómica y piezas de almacenamiento para tenerlo todo ordenado. Ten en cuenta que a medida que van creciendo, las chicas van almacenando más cosas: ropa, complementos, libros… Por tanto, es muy importante contar con grandes armarios y más mobiliario que te permita guardar cosas. En este sentido, te pueden ser de gran ayuda las camas con cajones debajo. Además, como en estas edades las chicas suelen invitar a sus amigas a dormir a casa, te pueden ser muy útiles las camas nido, que tienen escondida una cama. Eso sí, lo mejor es poder contar tanto con una cama con cajones como con una cama extra, como puedes ver en la cama nido de la siguiente imagen.


Otro elemento que podrás introducir en la habitación si tienes espacio es un puf. ¡Te aseguro que se convertirá en la pieza favorita de tu hija! De hecho, le darás una gran alegría si finalmente decides hacerte con uno. Y si la idea del puf no te acaba de convencer, también puedes optar por un sofá en el que pueda tener su propio espacio de relajación y ocio.

La zona de estudio

Tanto si se trata de una chica como de un chico, el espacio dedicado a los estudios se convertirá en uno de los más importantes del hogar. Y es que la época de la adolescencia también es muy dura en cuestión de estudios. Así, tu hija deberá contar con un escritorio amplio en el que pueda colocar todos los libros y el material necesario. Además, le será de gran ayuda que éste cuente con cajones en los que guardarlo todo. Por otro lado, la silla tendrá que ser regulable y permitirle una postura cómoda. Por supuesto, deberás prestar especial atención en la iluminación del dormitorio, sobre todo de la zona de estudio.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.