Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

6 errores decorativos que conviene evitar en el dormitorio principal

El dormitorio principal, como su propio nombre indica, ocupa un lugar destacado en el inmueble. La decoración de este entorno puede estar condicionada por errores que afectan a la estética y al confort de este universo tan acogedor. En este artículo, compartimos una selección de ejemplos para reflexionar sobre este tema.

1. Obstáculos que quitan centímetros a las zonas de paso

El cuarto debe ser seguro y muy práctico para incrementar el confort en los desplazamientos. Conviene evitar todos aquellos elementos que entorpecen el tránsito. Al elegir el armario ropero, debes comprobar que la puerta puede abrirse fácilmente sin chocar con ningún otro elemento. Tal vez tengas que elegir un mueble con menos fondo para ganar espacio de almacenaje en el cuarto sin quitar centímetros a las zonas de paso.

2. Combinar demasiados estampados

Los textiles que presentan estos motivos decorativos se enmarcan en un contexto en el que hay otros colores y formas que describen el paisaje del lugar. Una tela con un diseño floral es un clásico que no pasa de moda. Actualmente, es tendencia combinar más de un estampado en una estancia. Para acertar en este proceso, es recomendable seleccionar cuidadosamente los recursos empleados sin llegar a recargar dicho escenario con un exceso decorativo. Este es un lugar de descanso que debe inspirar una agradable sensación de tranquilidad.

3. Un cabecero que no combina con las mesitas de noche

¿Qué es lo primero que percibes cuando entras por la puerta del cuarto principal? Es recomendable que puedas observar el punto focal de ese entorno. Aquel elemento que adquiere una mayor visibilidad en el conjunto que percibes a tu alrededor. El cabecero de cama, con frecuencia, es la pieza que destaca en este rincón de descanso. Un fallo que conviene evitar es elegir un cabecero que no mantenga una proporción con los muebles que están próximos a esta zona.

4. Múltiples estilos decorativos

El dormitorio principal no adquiere un aire ecléctico solo por sumar ideas de distintas corrientes en un mismo sitio. Es importante que exista una coherencia en un espacio que cuenta una historia a través de los ingredientes que lo componen. ¿Cuál es el origen habitual de este error? La causa es muy sencilla. Con frecuencia, la persona se siente inspirada por objetos diferentes que le encantan.

Y compra artículos con múltiples estéticas para amueblar y complementar esta estancia. Selecciona dos diseños que armonicen entre sí para embellecer la habitación. Por ejemplo, el nórdico y el industrial. Si te apetece, crea un espacio rústico y minimalista. El estilo clásico moderno triunfa actualmente.

5. Una decoración muy previsible y poco creativa

Las decisiones tomadas en un entorno de estas características pueden seguir, en algunos puntos, el esquema habitual. Por ejemplo, es frecuente amueblar el cuarto con dos mesillas idénticas que reflejan una decoración simétrica. Que esta sea la opción más clásica, no implica que resulte imprescindible seleccionar dos muebles auxiliares con un mismo formato. Las mesitas diferentes aportan el toque rompedor a la estética del cuarto. Un bonito contraste que aporta un extra de personalidad al look de esta estancia.

6. Muchos cojines sobre la cama

Este accesorio realza el confort en la butaca que viste el rincón de lectura situado en este entorno. También complementa la decoración de la cama. Pero todo tiene un límite. Y un número incontable de cojines se convierte en un inconveniente cuando, cada día, tienes que ocuparte de quitarlos de un sitio para volver a ponerlos después en su lugar correspondiente.

Por tanto, estos son solo algunos de los errores que conviene evitar en la decoración de primavera, verano, otoño o invierno.

Salir de la versión móvil