Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

¿Armarios empotrados, sí o no?

Los armarios empotrados no siempre son la mejor opción. Estamos de acuerdo contigo en que tienen sus ventajas, pero también algunos inconvenientes. Exactamente igual que los armarios normales. Analicemos pues cada caso y resolvamos todas las dudas sobre el tema.

¿Quién aprovecha mejor el espacio?

Sin duda la mayoría diríais que los armarios empotrados porque se hacen de suelo a techo aprovechando el espacio disponible al máximo. Pero nosotros nos preguntamos, ¿acaso no podemos encontrar armarios normales que cumplan esta premisa? Además, somos de la opinión de que cuando no llegan al techo también se puede aprovechar ese hueco que queda libre adaptando cajas, cestos… con los zapatos, la ropa de fuera de temporada… ¿A qué es una solución ideal?

En cuanto a la organización interior, si bien es cierto que los empotrados al ser hechos a medida se pueden diseñar como se quiera, la distribución de los armarios está pensada al milímetro. Además, muchos de ellos vienen ya preparados para poder readaptarse, moviendo estantes y baldas, a las necesidades que cada usuario tenga en cada momento. Existen  modelos de armarios de puertas batientes súper prácticos con todo lujo de detalles; como éste con 2 separaciones centrales, 3 estantes fijos en la parte superior, 3 barras de colgar y 3 estantes fijos en la parte inferior. ¡Completísimo!

 

 

¿Cuál es más elegante o decorativo?

Realmente creemos que en este punto todo depende de los gustos de cada uno. Bien es cierto que al encargar un armario empotrado tú decides el acabado en el que lo quieres, pero ya es una realidad también que los fabricantes armarios normales te permiten elegir un mismo modelo en varios acabados diferentes.  Por ejemplo, este original acabado en cerezo y blanco.

 

También puedes encontrar otros con decoraciones tan alegres y divertidas como éstas. ¿A qué son perfectos para decorar la habitación de tus hijos?

 

Qué le conviene a tu bolsillo…

Sin temor a equivocarnos podemos decir que siempre es más caro un armario empotrado porque está hecho a medida, que uno normal. Además, en el segundo caso, la variedad de modelos entre los que puedes elegir hace que seguro encuentres el que mejor se adapte a tu presupuesto.

 

Un último consejo

El gran inconveniente de los armarios empotrados es que no se puede mover. Por eso, si te gusta cambiar de sitio los muebles de vez en cuando (es una afición que mucha gente tiene con la que renueva las estancias sin gastar un euro), el armario es para la habitación infantil que piensas renovar en unos años o, simplemente estás de alquiler, te recomendamos que optes por un armario normal, te costará mucho menos deshacerte de él. Y lo decimos en todos los sentidos pues en el caso de un armario empotrado, además, del coste que supone quitarlo tendrás que sufrir casi, casi una obra.

Salir de la versión móvil