Beneficios de una casa perfectamente ordenada

Mejora la calidad del sueño

En un hogar en el que el orden está a la orden del día, valga la redundancia, podemos decir sin miedo a equivocarnos que tiene el poder de mejorar la calidad del sueño, algo que dicen muchos expertos después de llevar a cabo numerosos estudios. Una habitación llena de estímulos es una habitación en la que cuesta concentrarse y dormir. Que haya demasiadas cosas en nuestro campo de visión nos lo dificulta todo a la hora de conciliar el sueño. Por ello, mejor que el dormitorio esté en orden siempre.

Mejora tu estado de ánimo y reduce el estrés

Una cosa lleva a la otra. Si tus niveles de estrés se reducen, tu estado de ánimo hace todo lo contrario, va hacia arriba. Por ello, deberías hacer todo lo posible por instalar el orden en tu vida, para que sea algo que nunca desaparezca de tu hogar. Hay un estudio con el que se ha demostrado que en una casa desordenada los habitantes de la misma presentan niveles de cortisol superiores a los que viven en una casa ordenada. El cortisol es una hormona asociada al estrés, así que la relación es total.

Mejora la concentración

Si se trata de trabajar o estudiar, no hace falta decir que en una habitación ordenada todo es mucho más fácil, ya que concentrarse es más posible gracias al orden. Si por el contrario tu despacho u oficina está llena de objetos que invitan a la distracción, lo más probable es que baje considerablemente tu productividad.

Por seguridad

Sí, no solo es por temas psicológicos, sino que también existe una parte relacionada con la seguridad. ¿Por qué? Pues porque en un hogar en el que hay desorden las labores de desalojo en caso de incendio se complican. Todo se ralentiza y puede costar vidas. Además, cuantas más cosas tengas más posibilidades habrá de que haya muebles cercanos a fuentes de calor, con lo que eso puede implicar.

Desapariciones inesperadas

Sí, no es el título de una película, es una película que se repite todos los días en algunos hogares, donde las cosas desaparecen como por arte de magia y vuelven a aparecer el día menos esperado. Cuando el desorden reina todo es susceptible de desaparecer. Puede pasar mucho tiempo escondido, así que no es nada recomendable. Esto va muy ligado con el estrés, ya que el hecho de no encontrar algo hace que nos pongamos muy nerviosos. Y si no que se lo pregunten a quien alguna vez (o más de una) ha tenido que buscar el mando de la televisión desesperadamente.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.