Claves de la decoración oriental

La tecnología ha permitido un conocimiento mayor y un acercamiento, la cultura oriental  (china, japonesa, coreana…) crea cierta fascinación entre nosotros los occidentales. Sus creencias, su comida, su forma de ver y entender la vida es tan diametralmente diferente a la nuestra que nos atrae como un imán. La decoración no escapa a este embrujo y son muchos los muebles de estilo oriental que podemos ver en los escaparates: tatamis, camas bajas, cuadros con sus iconografías, figuras de sus dioses…

Si tú también estás siendo captado por estas culturas y quieres darle un aire oriental al dormitorio, pon atención porque te contamos lo que las identifica a cada una de ellas en este terreno que nos ocupa.

Si quieres una habitación de aire chino.

Apuesta por los colores rojos y dorados y acertarás; han venido siendo los utilizados en la decoración tradicionales china ¡desde hace siglos!

Las paredes, píntalas en colores rojizos o marrones, y pon la cama, los armarios  y el resto de los muebles en blanco para que contrasten, si además los eliges lacados potenciarás el efecto.

 

Para que la habitación no resulte oscura, ilumínala como ya te hemos contado en otras ocasiones en este blog de decoración, eso no cambia, pero hazlo mediante lámparas colgantes o farolillos de papel.

En lo que sí coindicimos plenamente con esta cultura, sin resquicio alguno, es en el uso de los espejos para dar amplitud y elegancia. Distribúyelos por la habitación, verás el cambio. Por supuesto no te puede faltar algún jarrón con decorado con motivos o letras chinas.

¿Lo prefieres japonés?

 En los dormitorios exclusivamente femeninos tienen preferencia el color rosa y los estampados florales que se utilizan incluso para decorar las paredes. Afortunadamente en el mercado puedes encontrar multitud de papeles pintados con estos motivos y tonalidades que te ayudarán recrear el ambiente que estás buscando.

En contraposición, en el caso de los dormitorios para hombres, el gris azulado es el color más característico.

Sea cual sea la orientación sexual del dormitorio, los muebles deben ser siempre de líneas sencillas, sin grandes ornamentaciones. ¿Quién no ha visto en películas la pureza de líneas tan característica de esta decoración?

Como complementos decorativos, apuesta por un centro de bambú gigante en una esquina y, por supuesto, por algún arbolito bonsai; siquieres reflejar la cultura japonesa resulta imprescindible.

Otras tendencias.

 Quizá la dos mencionadas hasta ahora sean las culturas orientales más importantes, o al menos las más conocidas entre nosotros, pero desde luego no son las únicas. Hay una gran variedad de pueblos con características peculiares que se reflejan en sus estilos decorativos. Veamos tres ejemplos.

Los coreanos, por ejemplo, se caracterizan por preferir los muebles de pequeño tamaño. Sin embargo, en contraposición la cama siempre es alta.

El gris es el color base de la decoración taiwanesa. Mientras que los muebles, siempre muy sencillos, son el instrumento para dar color a las paredes que lucen esa tonalidad.

Los tailandeses por su parte suelen decorar las paredes en colores naranjas o en madera rojiza y contraponen alfombras en el piso en color amarillo; como ves toda una explosión de color que contrasta también con la sencillez de sus muebles.

En esta cultura los budas son uno de los complementos decorativos más utilizados, los puedes encontrar en cualquier rincón de la casa y no uno, sino una profusión de ellos en todos los tamaños que puedas imaginar.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.