Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Colores cálidos para decorar tu hogar en otoño


Aunque las temperaturas en muchos puntos de España siguen siendo propias del verano, lo cierto es que el otoño comenzó de manera oficial hace ya algunas semanas. Por eso, aunque todavía siga haciendo calor, te recomendamos que comiences a darle a tu hogar un toque otoñal. Una buena forma de hacerlo es a través de los colores cálidos que, como bien indica su nombre, se caracterizan por aportar calidez. Además, consiguen que los espacios sean más acogedores al mismo tiempo que activos.

Los colores cálidos son perfectos para todo tipo de ambientes, siempre y cuando escojamos la tonalidad adecuada para cada espacio y sepamos combinarla con los tonos adecuados. Hoy queremos hablarte sobre los colores cálidos ideales para decorar el hogar en otoño. ¿Te gustaría acompañarnos?

Rojo

Como no podía ser de otra manera, vamos a comenzar hablando del rojo, el color cálido por excelencia. Aunque es el color que transmite más calidez, hay que utilizarlo con mucho cuidado. Considerado como el color de la pasión, también pueden transmitir una sensación de agresividad, así que es mejor utilizarlo en pequeñas dosis. Por ejemplo, puedes emplearlo en textiles u objetos decorativos, como puedes ver en el dormitorio de matrimonio de la siguiente imagen.


Debemos reconocer que a la hora de emplear el rojo en la decoración preferimos los tonos más suaves o, en su defecto, los granates, que resultan tremendamente elegantes. Eso sí, como se trata de tonos oscuros, es mejor no abusar de ellos para no restar luminosidad ni reducir los espacios visualmente.

Naranja

Otro color cálido ideal para el otoño es el naranja, aunque es importante que tengas en consideración que se trata del más enérgico de toda la cama cálida. Así, empleando el naranja no solo aportarás calidez, sino que transmitirás un toque de energía y alegría. Por eso, es ideal para habitaciones infantiles y para lugares en los que se requiera actividad como, por ejemplo, la cocina.

Es importante que tengas en cuenta que el naranja favorece el apetito y el diálogo animado, así que es perfecto para comedores y para lugares de trabajo en los que se requiera incentivar la interacción entre personas.

Marrón

Como no podías ser de otra manera, también debemos hablar del marrón, un color neutro que encaja a la perfección en todo tipo de estancias. Eso sí, deberás tener cuidado con los tonos oscuros, sobre todo si pretendes utilizarlos en paredes.


Mención aparte merecen las tonalidades que aporta la madera (ya sea sintética o natural), un material que transmite calidez por sí mismo, entre otras cosas porque está íntimamente relacionado con la naturaleza. Es importante tener en cuenta que, aunque las maderas oscuras están ganando cada vez más protagonismo, las claras siguen siendo las más vendidas, al menos en lo que a muebles se refiere. Así, por ejemplo, no es mala idea que apuestes por una composición de salón como la que puedes ver sobre estas líneas.

Ocre

Aunque son tremendamente luminosos y, en algunos casos, refrescantes, lo cierto es que los amarillos también son considerados tonos cálidos. Para el otoño, lo que nosotros te recomendamos son tonos oscuros de amarillo, como los ocres y mostazas, que no son demasiado brillantes y aportan calidez y bienestar. De hecho, estos tonos son menos intensos que el amarillo pero más alegres que el marrón, por lo que aúnan las ventajas de ambos: aportan luz, calidez y elegancia.

Este tipo de tonalidades son ideales para todo tipo de estancias, incluyendo habitaciones infantiles. Además, es importante que tengas en cuenta que los ocres y mostazas son atemporales, por lo que difícilmente pasarán de moda.

Salir de la versión móvil