Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Cómo decorar el salón paso a paso

Enfrentarse a una sala vacía y decidir qué muebles poner, cómo colocarlos, qué colores se pueden combinar… no resulta nada fácil. Así que no te preocupes si tienes que decorar el salón de tu casa, estás hecha un lío y no sabes muy bien por donde empezar. Hay pautas muy sencillas que te ayudarán a lograrlo, aquí te las explicamos con todo detalle, síguelas y tendrás el éxito asegurado.

Analiza cuáles son tus necesidades

No todos necesitamos lo mismo. El tamaño de tu salón, la forma de su planta, el número de personas que vivís en la casa… Hay muchos factores que condicionan la forma de amueblar una casa y, por supuesto, también el salón. Coge lápiz y papel y anota estas tres preguntas clave: qué es lo que necesito, qué espacio tengo y de qué presupuesto dispongo, y ve contestando a cada una de ellas, pero, eso si, sin engañarte a ti misma. ¿Que qué es lo que queremos decir? Pues por ejemplo, si tu salón no tiene ni siquiera 15 m2, tendrás que olvidarte de poner una mesa de comedor redonda con 6 sillas aunque fuera el sueño de tu vida; ahogarías el espacio y te sentirías muy incómoda.

 

 

Y si sólo sois dos en casa, ¿para qué vas a poner dos sofás o una rinconera de 10 plazas?
Por el presupuesto no te preocupes tanto, tienes tiendas de muebles baratos  que disponen de una amplia variedad de muebles a precios realmente muy competitivos y al alcance de cualquier bolsillo.

Decide qué muebles vas a poner

Los hay que son resultan imprescindibles como el sofá o la mesa de comedor. Pero otros no lo son tanto (una mesita para la televisión, estanterías, pufs… ). Piensa en todos ellos, decide los que sí vas a poner y haz una lista para luego jugar con su distribución (más adelante te explicamos cómo hacerlo).

Empieza siempre eligiendo las piezas más grandes e imprescindibles, luego añade otras más pequeñas de las que no quieras carecer (asientos extra, mesitas auxiliares…) y termina por incorporar los complementos que consideres necesarios; no te olvides de las lámparas de pie, te resultarán muy útiles.

Piensa bien la distribución

Dibuja un plano del salón y también de los muebles a escala. Recorta éstos y juega con ellos sobre el plano para ver cómo se adaptan mejor al espacio.

Pero no olvides que, además los metros y la forma que tenga tu salón, debes tener en cuenta también otros factores tan o más decisivos. Por ejemplo, tus costumbres: si usas más el comedor que el estar, sitúalo junto a la ventana aunque todos los manuales de decoración afirmen que allí debe ir siempre el estar. Lo importante es que te encuentres cómoda en el día a día y no que tengas un salón de revista de mírame y no me toques.

Quizá a primera vista te parezaca irrelevante, pero te aconsejamos que te fíjes con especial cuidado en dónde están distribuidos los de luz, de tv… porque te van a condicionar la distribución de los muebles irremediablemente. Imagina: quieres colocar el sofá en la pared del fondo pero resulta que si lo haces la toma de televisión quedará oculta; ¿a qué buscas otro lugar para ponerlo?

 

Cuidado con los colores

Para crear un ambiente acogedor es importanteno crear estridencias y para ello es fundamental combinar bien los colores. La apuesta más segura siempre es crear una base con crudos y blancos porque van bien con todo. Utilízalos para pintar las paredes y elige también los muebles más grandes con estos acabados. Luego, puedes añadir pequeñas pinceladas de color con piezas más pequeñas como estanterías, sillas…


También puedes utilizar los complementos y textiles (cortinas, cojines…) para añadir una nota de alegría; los estampados te ayudarán pero, un consejo, no mezcles más de 3 diferentes y engámalos siempre en un color.

Salir de la versión móvil