Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Cómo decorar un salón con chimenea en verano

Un salón con chimenea es una imagen de postal que evoca la felicidad de una tarde de invierno junto al calor del fuego. La belleza de este punto va más allá de este contexto estacional puesto que, durante el verano, este centro de la decoración adquiere un renovado protagonismo como veremos a continuación con la enumeración de estos ejemplos.

Es decir, para potenciar la belleza en un escenario de estas características durante las vacaciones, recuerda que cambia el espacio temporal, pero lo esencial permanece: la chimenea como símbolo de elegancia. Este elemento sigue siendo prioritario. ¿Cómo subrayar este protagonismo en un periodo de altas temperaturas y días interminables que dejan su huella en el interior?

1. Elige un espejo con un marco especial

Mientras que la imagen relajante del fuego te acompaña durante las jornadas de lectura en el mes de enero, un espejo situado sobre este elemento conecta con una nueva perspectiva de la belleza. Muestra otra mirada diferente de la estancia a través del efecto mágico de este reflejo estival.

2. Libros sobre la chimenea

Los libros tienen un importante componente decorativo porque personalizan el lugar con la firma de aquel lector que siente interés por una obra en concreto. Selecciona, por ello, algunas de las publicaciones más relevantes para ti en estas vacaciones para dar esta visibilidad a esas historias sobre la chimenea.

3. La sencillez del lettering

Un escenario cálido y acogedor como este es el corazón del hogar en la rutina cotidiana. Muchos de los instantes de la vida en la vivienda transcurren allí. ¿Y cómo subrayar el significado de esta agradable sensación de estar en casa a través de los recursos de la decoración? El lettering puede poner la palabra exacta a aquello que sientes durante tus vacaciones. Un concepto que describe dicha información y, además, decora.

4. Fotografías de otros veranos

Busca la inspiración en tu propia vida para dar actualidad a vivencias del ayer mediante el lenguaje de aquellas fotografías que ofrecen esta atemporalidad a los recuerdos. Al decorar con fotos esta zona de la chimenea, buscas el lugar más especial del salón para situar algunas de tus imágenes preferidas.

5. Decoración floral

Existen detalles bonitos que siempre merecen convertirse en el centro de atención. Las flores son un ejemplo de ello. En ese caso, este punto del salón es el escenario ideal para potenciar el color de aquel adorno que renueva la estética de la chimenea en agosto o septiembre.

6. Visión del entorno: simetría o asimetría

Tanto en invierno como en verano, este elemento decorativo aporta calidez a la estancia, esto es algo que no cambia en esta estación. Para poner de relieve este hecho, crea una imagen que exprese una verdadera simetría entre aquellos detalles que están situados a cada lado de este foco.

¿Pero por qué no seguir el esquema opuesto para embellecer este punto desde esta interpretación del contexto visto como un nuevo conjunto? Ambas opciones son perfectas para redecorar la chimenea en verano. Elige una línea principal para seguir un hilo conductor que realce el equilibrio de la semejanza o, por el contrario, el contraste de lo diferente como parte del todo.

El aspecto estético está muy presente cuando quieres lograr el objetivo del propósito descrito en el título de este artículo, pero más allá del diseño o el estilo, lo verdaderamente importante es la experiencia. Es decir, la propia vivencia de un verano feliz en este cuarto de estar, en el que tantos instantes transcurren alrededor de la chimenea. En ese caso, decora y prepara el espacio para disfrutar del lugar tanto como en invierno.

Salir de la versión móvil