Cómo elegir el armario de ropa que se adapta a tus necesidades

El armario es un mueble imprescindible en el dormitorio. Te ofrece el espacio ideal para guardar y ordenar la ropa de cada temporada. Al comprar este artículo, es recomendable que elijas un diseño con unas medidas que se adaptan perfectamente a la superficie disponible en el cuarto. Esta observación del entorno, te ayudará a encontrar el modelo ideal en función del contexto. Pero tu vestidor también habla de ti, de tu rutina diaria y de tu estilo de vida. Por ello, te damos las claves para encontrar el formato que mejor se adapte a tus necesidades de hoy en día.

1. Analiza tu fondo de armario y las prendas que componen tu vestidor

Este mueble produce una primera impresión a partir de su aspecto exterior. Las puertas y cajones dan acceso a un interior que está organizado con distintos compartimentos. Cada tipo de tejido requiere de un cuidado específico en función de su composición y otras características. Por ejemplo, algunos productos deben colgarse en perchas. Por el contrario, otros elementos se guardan mejor en los cajones y en las baldas.

2. Armario abierto o cerrado

La disposición de un vestidor abierto permite observar todos los detalles de los básicos que forman parte del fondo de armario. Y esta es una de las razones por las que algunas personas, que aman la moda y tienen una amplia variedad de prendas, priorizan esta elección. Encuentran múltiples posibilidades para crear nuevas combinaciones a partir de las piezas disponibles.

Un armario abierto también es esencial para realzar el efecto decorativo de los complementos. Los bolsos lucen su mejor perspectiva en esta zona. De este modo, la moda adquiere una gran relevancia en la decoración del dormitorio. Llega a ser más protagonista que el mueble elegido para tal fin.

Por el contrario, un armario cerrado es aquel que mantiene la armonía con el estilo del cuarto a partir de sus propias características. Sus líneas rectas o curvas, sus medidas, su color y el material en el que está elaborado, describen su estética principal. Por otra parte, aquello que guarda en su interior, no se percibe desde cualquier rincón del cuarto. El posible desorden que aparece en algún punto, no afecta de manera negativa al entorno. Este ruido visual no irrumpe en el ambiente como sí ocurre en el ejemplo contrario que hemos mencionado.

Sin embargo, conviene puntualizar que existe una forma sencilla y económica de cubrir un armario abierto. Las cortinas cumplen esta función cuando se utilizan con esta finalidad.

3. Armario exento o empotrado

Antes de elegir este producto, es recomendable que analices cuál es la opción más indicada en función de tus circunstancias. Si no descartas la idea de hacer una mudanza en algún momento de tu vida, ten en cuenta que un armario de este tipo podrá acompañarte hasta tu nuevo domicilio. Es decir, cumple su función principal durante el tiempo que vivas en este inmueble. Y, además, podrás darle un nuevo uso en otra estancia. No siempre es posible llevar a cabo este traslado, más allá del propio deseo de intentarlo.

Por ejemplo, un mueble empotrado no ofrece esta adaptación al cambio. Queda perfectamente integrado en el ambiente y aprovecha con acierto el espacio disponible en el cuarto. En conclusión, valora las ventajas y los inconvenientes de cada propuesta para decidir cuál es el mueble que quieres tener en tu dormitorio.

4. Organización interior

Un armario grande puede no ser el más adecuado cuando posee una organización interna que no resulta práctica para el protagonista. Por ejemplo, si quieres encontrar un diseño con numerosos cajones, prioriza aquel modelo que cumple con esta expectativa.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.