Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Cómo escoger una mesa para una cocina pequeña

Mesa fija cristal serigrafiado
Contar con una mesa en la cocina es de lo más cómodo y práctico. Y es que no hay nada como poder comer y cenar sin necesidad de trasladar platos y enseres a otra estancia del hogar. Además, realizar las comidas diarias en este espacio es más higiénico. Eso por no hablar de lo útiles que pueden resultar para reunirse con la familia y amigos y tomar algo mientras se prepara la comida. Sigue  nuestros consejos para escoger una mesa para una cocina pequeña y aprovecha hasta el último metro cuadrado de tu casa.

No son válidos todos los modelos

Lamentablemente, no todos tenemos la suerte de contar con una enorme cocina como las que aparecen en las series y en las películas de televisión, sino que tenemos que conformarnos con todo lo contrario: unos pocos metros cuadrados en los que se hace imposible colocar todo lo necesario. Eso sí, a pesar de contar con poco espacio en la cocina, es posible colocar una mesa para poder desayunar, comer y cenar en este espacio, aunque no valdrá cualquier modelo.

 

Cosas a tener en cuenta

Antes de decantarte por cualquier mesa para tu cocina será necesario que tengas en cuenta una serie de aspectos. Lo más importante es que sepas con certeza cuanto mide la zona en la que quieres poner esta pieza de mobiliario. Además, es importante que sepas cuántas personas utilizarán la mesa regularmente. Y es que no será lo mismo la mesa que necesites para una pareja sin hijos que para una familia numerosa. A la hora de tomar una decisión tendrás que tener en cuenta el espacio que quedará ocupado cuando las personas estén sentadas. Si no tienes esto en consideración, podrías escoger un modelo demasiado grande y, luego, no tener espacio para sentarte.

 

Mejor las mesas rectangulares

En cuanto a las mesas más recomendables para cocinas pequeñas, primero tenemos que hablar de las mesas cuadradas o rectangulares, que son las que ocupan menos. Y es que hay que tener en cuenta que las mesas redondas desaprovechan una parte del espacio al necesitar estar separadas de la pared. En cambio, las mesas cuadradas o rectangulares pueden pegarse a la pared cuando no se utilizan e, incluso, cuando se están utilizando. Un buen ejemplo de mesa de cocina rectangular es la que puedes ver en la siguiente imagen.

Mesas que se hacen más grandes

Por supuesto, a la hora de escoger una mesa para una cocina pequeña también deberás tener en cuenta que existen los modelos que se hacen más grandes. Se trata de modelos ideales tanto para familias que cada día deben acomodar a más de dos personas, como para personas que, ocasionalmente, necesiten espacio para más gente. Si te decantas por una mesa de este estilo, lograrás ahorrar espacio durante el día a día y solo ocuparás más espacio cuando tengas invitados o utilices la mesa. Lo mejor de todo es que este tipo de mesas han mejorado mucho en los últimos tiempos, siendo más fiables y duraderas que años atrás. Además, podrás encontrarlas de diferentes tipos: extensibles, tipo libro, con alas… En la imagen que puedes ver a continuación, por ejemplo, puedes ver una mesa de cocina libro.

 

Los taburetes ocupan menos

Si te haces con una mesa para la cocina lógicamente también tendrás que hacerte con sillas o taburetes. Si se trata de una estancia pequeña, lo mejor es que te decantes por la segunda opción, ya que podrás situarlos bajo la mesa cuando no los utilices. Además, son muy útiles las sillas plegables, que cuando no están uso pueden colocarse en cualquier rincón de la cocina o de la casa.

Salir de la versión móvil