Cómo integrar el comedor en el salón

Mesa comedor moderna con sillas
Los que tienen la suerte de vivir en una casa grande, tienen la oportunidad de disfrutar de las comidas y las cenas en una estancia propia separada de las demás. Es lo que llamamos el comedor. Sin embargo, en las viviendas pequeñas, que cada vez son más comunes en las ciudades por culpa de la falta de espacio para construir, el espacio para comer debe incorporarse en otras zonas del hogar. En muchos casos se trata de la cocina, aunque en la mayoría de casas la estancia que alberga la zona para comer es el salón.

Paneles y cortinas

Si se trata de tu caso, deberás integrar el comedor en el salón creando dos ambientes autónomos pero que se combinen y se complementen de forma armoniosa. Con esto queremos decir que el contacto directo que deben mantener estos espacios no debe generar ningún tipo de discordancias. Para lograrlo, podrás dividir ambos ambientes recurriendo a elementos físicos como paneles o cortinas que, lógicamente, no tendrán por qué cubrir por completo el límite entre los dos espacios. Estos elementos te permitirán crear una demarcación clara, aunque impedirán el paso de la luz, así que puede que no sea lo que realmente te convenga. En los últimos tiempos han ganado terreno los paneles japoneses, los biombos y las cortinas de caña de bambú.

Muebles

Si la idea de poner paneles o biombos no te acaba de convencer, siempre puedes recurrir a los muebles. Y es que una pieza concreta puede ayudarte a separar ambos espacios. Uno de los muebles que puede ayudarte a conseguir este objetivo es una estantería con acceso por los dos lados como la que puedes ver en la siguiente imagen. De esta forma, no se impedirá del todo el paso de la luz y se generará una sensación de mayor amplitud. Si utilizas la estantería como librería, un buen truco es colocar los libros con los lomos visibles hacia un lado dependiendo de la temática: los relacionados con el ocio hacia el salón y los de recetas de cocina hacia el comedor.

Distribución

Además, la distribución de los muebles te puede ayudar a marcar con claridad la separación de ambos espacios. Una buena idea es lograr que la mesa y las sillas del comedor conformen un conjunto y colocar un sofá enfocado en dirección opuesta.

En viviendas juveniles, puedes crear un espacio que funcione tanto como salón como comedor. ¿Cómo? Colocando una mesa de centro y pufs como los que puedes ver en la siguiente imagen alrededor. Desde luego, no será la opción más cómoda para comer, pero puede resultar una decoración muy atractiva y funcional en espacios pequeños.

Cocinas abiertas

Si tu cocina está abierta al comedor, podrás optar por colocar una barra americana y unos taburetes, creando una zona intermedia entre ambos espacios que funcione como comedor.

Trucos para separar el salón y el comedor

También puedes optar por diferentes trucos visuales para crear espacios bien diferenciados. Por ejemplo, puedes utilizar colores intensos para una de las áreas, mientras que en la otra usas tonalidades claras. Eso sí, deberás tener cuidado de los colores que escoges, porque algunos pueden generar fatiga visual con mayor facilidad que otros. Además, un exceso de contrastes puede resultar demasiado estimulante.

Otra opción es utilizar suelos diferentes para las diferentes zonas o, si te parece demasiado, puedes escoger los detalles de los suelos (cenefas, marcos, etc.) distintos. Por último, puedes optar por jugar con las texturas y las superficies. Así, una alfombra bien colocada puede delimitar con precisión el espacio.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.