Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Cómo pintar una habitación infantil

Dormitorio juvenil de colores con diseño moderno

Dormitorio juvenil de colores con diseño moderno
Como ya te hemos dicho en numerosas ocasiones, los colores juegan un papel muy importante en la decoración de las diferentes estancias del hogar, ya que influyen en la percepción del espacio y son capaces de generar todo tipo de sensaciones. Por eso, a la hora de escoger las tonalidades que formarán parte de la habitación de los más pequeños de la casa hay que tener mucho cuidado, especialmente con los colores de las paredes, que son las superficies más grandes. Para que tomar esta importante decisión no te resulte tan difícil, hoy vamos a hablarte de los mejores colores para pintar las paredes de los dormitorios infantiles, además de darte algunas ideas interesantes sobre cómo pintar una habitación infantil. ¿Te apetece acompañarnos?

Tener en cuenta la opinión de los pequeños

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de pintar una habitación infantil es que el pequeño deberá sentirse a gusto en este espacio, por lo que deberemos tomar su opinión en consideración. Eso sí, también es importante tener en cuenta que los pequeños de la casa deben descansar y hacer los deberes en esta estancia, por lo que tampoco es muy recomendable optar por colores demasiado estridentes o llamativos, ya que no favorecen la concentración ni el descanso.

Los colores más recomendables para habitaciones infantiles

Así, debes saber que los colores más recomendables para pintar las paredes infantiles siguen siendo los neutros, especialmente los más claros, sobre todo si se trata de una estancia con pocos metros cuadrados. Estos colores son ideales para mantener la concentración y conciliar el sueño. Eso sí, si no son del agrado del pequeño de la casa, también es buena idea optar por tonos pastel. A través de los muebles, los textiles, los complementos, los juguetes y los objetos decorativos podrás darle toques de colores más llamativos a la estancia, como en la habitación infantil compartida que puedes ver en la imagen.

Dependiendo del tamaño y la iluminación

A la hora de escoger los colores de la habitación infantil también es muy importante fijarse en el tamaño de la estancia y en la luz natural que entra en ella. Así, para estancias pequeñas lo mejor es optar por colores claros, especialmente el blanco, ya que te ayudará a que el espacio parezca más grande. Eso sí, si la habitación cuenta con suficientes metros cuadrados y recibe bastante luz natural, sí que podrás optar por colores más oscuros, ya que la luz los atenuará. Además, tampoco es mala idea pintar todas las paredes de un color claro excepto una, en la que podrás utilizar un tono más oscuro o llamativo. Puedes ver un ejemplo de lo que te estamos contando en la habitación infantil que te mostramos en la siguiente imagen.

Ideas originales

Si no quieres que la habitación infantil quede demasiado aburrida, puedes dejar a un lado las paredes completamente lisas y en un mismo tono y optar por algunas ideas más originales. Por ejemplo, puedes pintar una o más habitaciones con pintura de pizarra, un tipo de pintura que permitirá a los más pequeños dibujar lo que quieran. Si te atreves, también puedes optar por hacer algún dibujo en la pared. Si eres muy hábil, podrás hacer los dibujos directamente en la pared, aunque lo normal es utilizar plantillas. Entre los dibujos más habituales encontramos las estrellas, las nubes, los animales, las plantas y los personajes de cuentos o dibujos animados. Otra idea interesante y más sencilla es pintar la mitad de arriba de un color y la mitad de debajo de otro. Para separar ambas tonalidades puedes optar por una cenefa.

Salir de la versión móvil