Consejos de iluminación para la cocina


La iluminación juega un importante papel en todas las estancias del hogar, pero puede que sea aún más relevante en la cocina, un espacio con mucha actividad. Y es que, más allá de ser el lugar en el que se preparan los alimentos, en muchos hogares también se trata de una zona de reunión, de trabajo, de tertulia… Además, es mucha la gente que come y cena en esta estancia del hogar, en lugar de en el comedor. Por eso, a la hora de iluminar la cocina, lo primero que deberás preguntarte es para qué la utilizas. Para ponértelo más fácil, hoy vamos a darte algunos consejos de iluminación para la cocina. ¿Te gustaría acompañarnos?

La importancia de la luz natural

Lo primero que queremos recomendarte es que aproveches la luz natural al máximo. De esta manera, podrás ahorrar en tu factura de la luz. Además, ya sabes que la luz del sol es la más sana, proporcionando bienestar y vida. Si tienes la suerte de contar con una fuente de luz natural en tu cocina, deberás hacer todo lo posible para que la distribución no tape ni dificulte su circulación. Para que este espacio sea aún más luminoso, puedes recurrir a diferentes trucos. Por ejemplo, debes saber que si te decantas por el blanco para paredes y/o muebles, lograrás aumentar la sensación de luminosidad. Además, las superficies de cristal reflejan la luz y la distribuyen por la estancia. Y aunque colocar espejos en la cocina no es muy habitual, siempre puedes introducir elementos de cristal. Por ejemplo, puede ser una excelente idea que apuestes por una mesa de cocina en este material, aunque se trate de cristal opaco, como la que puedes ver en la siguiente imagen.

Diferentes tipos de luces

Muchas personas cometen el error de iluminar la cocina únicamente con una luz general. Y aunque esta luz debe estar presente en esta estancia, lo ideal es que también instales luces puntuales para cada actividad. Por ejemplo, si cuentas con un office, lo ideal es que éste cuente con una lámpara sobre la mesa. Por otro lado, debes saber que las luces puntuales te ayudarán a evitar que haya zonas oscuras. En cuanto a la luz general, una buena idea es distribuir focos por toda la estancia. Algunos expertos recomiendan colocar uno por cada metro cuadrado. Eso sí, si tu techo es alto, también puedes añadir más. Y si optas por incorporar luces puntuales, no te olvides de asociar un interruptor a cada una de ellas.

Muebles

Como te hemos comentado antes, los elementos de cristal te ayudarán a ampliar la luminosidad de la estancia. Eso sí, debes saber que hay otros materiales que también pueden resultarte muy útiles, por lo que es recomendable apostar por ellos, especialmente en cocinas que cuentan con poca luz natural. Nos referimos al acero y los lacados. La luz rebotará en ellos, multiplicándola. Por supuesto, el simple hecho de escoger muebles blancos o de madera clara te puede ayudar a aumentar la luminosidad. Puedes ver un ejemplo de muebles de cocina de madera clara a continuación.

Bombillas de bajo consumo

Por otra parte, queremos recomendarte que apuestes por bombillas de bajo consumo o leds. Aunque éstas son más caras que las halógenas, consumen mucho menos, por lo que a la larga te resultarán más baratas. Además, no debes olvidar que este tipo de luces son más potentes y no dan calor, algo que seguro agradeces en verano.

Iluminación ambiental

Por último, queremos comentar que también puedes añadir en tu cocina luces ambientales, que son aquellas que ayudan a crear una atmósfera general agradable. Por ejemplo, puedes colocar una lámpara de techo en la isla, iluminar un objeto determinado, colocar luces en una vitrina…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.