Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Ideas para introducir el estilo nórdico en el hogar


¿Eres de los que aprovecha el inicio de un nuevo año para darle un cambio de aires a la vivienda? ¡Pues te recomendamos que no te pierdas nada de lo que te contamos hoy! Y es que a continuación vamos a hablarte de uno de los estilos que está más de moda en estos momentos. Además, todo apunta a que seguirá estándolo durante los próximos años. Por eso, si tienes pensado redecorar tu hogar, puede ser una fantástica idea que te decantes por él. Nos estamos refiriendo al estilo nórdico, que tiene un montón de ventajas: es luminoso, cálido, acogedor…

En concreto, hoy queremos darte algunas ideas para introducir el estilo escandinavo en tu vivienda. ¿Te gustaría acompañarnos? ¡Te aseguramos que no te vas a arrepentir!

La importancia del blanco

Originario de los países del norte de Europa, el estilo nórdico sobre todo se caracteriza por ser muy luminoso. Así, si quieres introducirlo en tu hogar, lo más importante es que potencies la luminosidad. Para hacerlo, es esencial que apuestes por el blanco tanto para las paredes como para los muebles. Incluso, puedes decantarte por este color para el suelo. Afortunadamente, el blanco en muebles está muy de moda, así que te resultará muy sencillo encontrar piezas en este color para tu hogar. Por ejemplo, para tu salón puedes escoger una composición de muebles como la que puedes ver en la siguiente imagen, que combina el blanco con el tono madera.

Añade toques de color

Uno de los principales problemas de decorar el hogar en blanco es que el resultado puede ser demasiado frío. Por eso, es bueno idea añadir toques de otros colores a través de los textiles (ropa de cama, cojines, plaids, cortinas…) y de los objetos decorativos. Lo bueno es que cualquier color combina perfectamente con el blanco. Además, debes saber que es típico del estilo nórdico combinar el blanco con el gris o con el negro. Eso sí, en el caso del negro, éste deberá estar presente en muy pequeñas dosis para no empequeñecer el ambiente y no reducir la luminosidad.

No te olvides de la madera

Otra buena idea para lograr que las estancias de tu hogar se conviertan en espacios nórdicos es introducir piezas de materiales que provengan de la naturaleza. De esta manera, podrás conseguir ambientes mucho más cálidos. Sin duda, el material estrella es la madera, que puede estar presente tanto en suelos, puertas y ventanas con en piezas de mobiliario. Además, debes saber que son preferibles las maderas claras. Por otra parte, debes tener en cuenta que a día de hoy no es necesario que apuestes por maderas naturales, ya que en el mercado se pueden encontrar materiales sintéticos con acabados que parecen naturales. Por ejemplo, si quieres tener una habitación nórdica, puedes decantarte por un dormitorio de matrimonio como el que puedes ver en la siguiente imagen.


Por supuesto, también es buena idea que introduzcas en la estancia tejidos naturales como el lino, el algodón y la lana. Aunque no tienen que ser elementos lisos, lo ideal es que su fondo siempre sea claro.

Sencillez y funcionalidad

Por último, queremos comentarte que para introducir el estilo nórdico en tu hogar debes apostar siempre por las piezas sencillas y funcionales. Así, tanto los muebles como los objetos decorativos deberán ser de líneas rectas, aunque éstas se pueden combinar con las curvas suaves. Por otro lado, es importante que introduzcas en la estancia únicamente los elementos imprescindibles, aunque también puedes añadir algún detalle decorativo. En cualquier caso, no debes abusar de los adornos. Es mejor dejarse llevar por la máxima de “menos es más”. Eso sí, también puedes colocar en la estancia en cuestión alguna pieza de estética vintage o industrial.

Salir de la versión móvil