Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Consejos para decorar con tonos neutros

Composicion 252 cm blanco saten
Siempre te decimos que a la hora de decorar un hogar lo más seguro es apostar por los tonos neutros, ya que este tipo de colores no cansan a la vista, son atemporales (no pasan de moda) y tremendamente versátiles. Eso sí, escoger este tipo de colores también tiene sus riesgos. Por ejemplo, puedes lograr una estancia demasiado aburrida o fría, en el caso de que te decantes por el blanco. Por eso, hoy queremos darte algunos consejos para que triunfes decorando con colores neutros. ¿Te gustaría acompañarnos?

Los colores neutros

En primer lugar, queremos aclarar qué son los colores neutros, ya que existe cierta confusión. La mayoría de expertos coinciden en que se trata de todos los tonos que están cercanos tanto al blanco como al negro. Eso sí, además del blanco, el negro y el gris, podemos incluir en esta categoría a los marrones, marfiles, beiges, cafés, tierras… Como te hemos comentado antes, se trata de colores versátiles y atemporales. Y aunque no son tan expresivos como otro tipo de tonos, también afectan psicológicamente. Lo que conseguirás con ellos es crear ambientes equilibrados, luminosos (siempre que optes por versiones claras), relajantes, confortables, sobrios…

Para las superficies más amplias

Aunque decorar con tonos neutros es una apuesta segura, hay que tener cuidado de que el resultado final no resulte muy aburrido. Por eso, te recomendamos escogerlos para las superficies más amplias, como paredes, techos, suelos… Por supuesto, también es la mejor opción para los muebles. En este sentido, es importante tener en cuenta que como las piezas de mobiliario deben perdurar en el tiempo, si se eligen en colores vibrantes o atrevidos, pueden acabar cansando. Para que la estancia en cuestión no acabe siendo aburrida, lo más recomendable es añadir pinceladas en otras tonalidades a través de los textiles, los complementos y los objetos decorativos. Puedes ver un ejemplo de lo que te acabamos de comentar en el dormitorio de la siguiente imagen.

Pinceladas en otros tonos

Como te íbamos diciendo, la mejor solución para que una estancia decorada en tonos neutros no resulte aburrida es añadir pinceladas en otros colores. Lo bueno es que podrás escoger todo tipo de tonalidades, ya que los colores neutros combinan con todo tipo de colores. Por ejemplo, puedes añadir toques de color a través de los textiles (cojines, alfombras, cortinas, ropa de cama, tapizados…), elementos que podrás sustituir cada cierto tiempo sin que te suponga una gran inversión. También puede ser buena idea incluir plantas y flores en la decoración. Por supuesto, te pueden ayudar, y mucho, las fotografías, los cuadros y los lienzos, además de los jarrones y ciertos tipos de muebles auxiliares como, por ejemplo, los puffs. Así, puede ser una excelente opción que introduzcas un puff redondo como el de la siguiente imagen en un salón decorado en tonos neutros.

Destaca una pared

Otra buena opción para que una estancia decorada en tonos neutros no resulte aburrida es destacar una pared con un color diferente al resto. Podrás optar por cualquier tipo de tonalidad, aunque siempre es preferible que combine con el resto de la decoración. Por otro lado, es importante que destaques la pared adecuada. Así, por ejemplo, en un dormitorio lo más adecuado es pintar de otro color la pared del cabecero. Por supuesto, en lugar de optar por la pintura, también puedes apostar por el papel pintado.

Mezclar materiales y texturas

Por último, queremos recomendarte que mezcles diferentes tipos de materiales y texturas. De esta manera, aunque los únicos colores que estén presentes en la estancia sean neutros, no parecerá aburrida.

Salir de la versión móvil