Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Consejos para elegir la alfombra del comedor

¿Buscando alfombras? Seguro que has encontrado más de una que te hace tilín tilín. Son un elemento decorativo perfecto para decorar cualquier estancia y hay tanta variedad de diseños que no te costará dar con el que tenías en mente.

En este artículo lo que vamos a hacer es compartir una serie de consejos para que elijas la que tu comedor está pidiendo a gritos. Aunque no lo sepas, en función de tus gustos y necesidades puedes llegar a tener muy claro qué alfombra es la que le conviene a ese espacio de tu hogar que tan bien conecta con el resto de estancias.

Limpieza y mantenimiento

Me gustaría empezar por aquí porque muchas veces cometemos el error de dejar de lado algo tan importante como la limpieza y el mantenimiento. Lejos de ser un tema secundario, hay que planteárselo como prioritario por el hecho de facilitarte la vida. Y no solo eso, sino que también hay que pensar en el largo plazo para que la inversión valga la pena. Fíjate en el material o los materiales que componen la alfombra y toma una decisión en función de ello. Por poner un ejemplo, las que están fabricadas con lana y algodón son las que nos dan más facilidades a la hora de limpiarlas, lo mismo que sucede con las que son de fibras naturales. Por contra, las sintéticas suelen dar más problemas en ese sentido, sobre todo si hay niños o mascotas en casa, que ya sabemos que es sinónimo de manchas cada dos por tres.

Diseño

¿Buscas una alfombra redonda, cuadrada, rectangular…? Hay tantos diseños en el mercado que seguro que encuentras la forma que quieres. Las rectangulares son las más solicitadas, aunque eso se debe a que la mayoría de mesas de comedor son rectangulares. Sin embargo, si la mesa de tu comedor es redonda, la mejor opción será una alfombra redonda sin lugar a dudas. Lo que sí es importante es que nunca debe faltar alfombra. Lo bueno es que sobre por todas partes, y a poder ser unos 60 centímetros por cada lado.

¿Elemento protagonista?

Otro tema que deberías plantearte tiene que ver con la importancia que quieres darle a la alfombra. No es lo mismo que pase desapercibida, que es lo que puede suceder cuando es de un color apagado, que convertirla en la gran protagonista del comedor. En ese caso, estamos hablando de un color o un diseño llamativo que nos lleva a fijar la vista en el suelo. Los patrones geométricos, en ese sentido, son bastante poderosos a la hora de desviar nuestra atención desde la mesa hacia el suelo.

Los colores claros no son muy recomendables

Haciendo hincapié en el tema de los colores, hay que decir que los claros no son los que gozan de más popularidad. ¿Por qué? La respuesta es bien sencilla. Esto se debe a que el comedor es un lugar en el que la comida va y viene, motivo por el cual se puede manchar con relativa facilidad, sobre todo si hay niños en casa. Es por ello que los colores oscuros, que siempre disimulan cualquier mancha sin demasiado esfuerzo, son los más apropiados para vestir el comedor sin que haya rastros de suciedad.

Base decorativa

También puede pasar que la alfombra se convierta en el primer elemento que consideras, en la primera piedra que pones a la hora de dar forma a tu comedor. En ese sentido, asegúrate de que es una alfombra de calidad que durará muchos años, porque si te ves obligado a cambiarla en poco tiempo puedes tener problemas para encontrar un diseño parecido, por lo que el resto de la decoración sería vulnerable a un cambio que no te costaría poco dinero.

Salir de la versión móvil