Consejos para elegir almohada

La almohada junto con el colchón es un elemento fundamental par aun buen sistema de descanso. Se trata de un elemento que soporta nuestro cuello durante muchas horas y que permite, o no, una alineación correcta de la columna. Por eso, elegir la almohada perfecta no es un hecho insustancial; debemos tener en cuenta varios factores, sobre todo la posición en la que dormimos para, de acuerdo a ella, elegir el grosor de la misma, el tipo de material…

1. La postura.

Es el factor más importante porque dependiendo de la postura que adoptes en la cama (de lado, hacia abajo o hacía arriba) tendrás que comprar la almohada con un grosor y una dureza determinados. Veamos caso por caso.

  • Las personas que duermen de lado, requieren de una almohada lo suficientemente gruesa y firme para que cubra por completo el espacio que queda entre el hombro y la cabeza, con ello se evita que ésta no quede inclinada hacía ningún lado. Ten en cuenta, por tanto que cuanto más anchos tengas los hombros, más gruesa debe ser también tu almohada.

  • Los que duermen de espalda, se les recomienda usar almohadas de grosores y consistencias intermedias, de tal forma que se adapten bien al contorno del cuello.
  • Y para las que duermen boca abajo, que por cierto es la postura que menos recomiendan los expertos en descanso porque fuerza la columna, la almohada ideal es una baja y blanda; la única que con esta postura permite una alineación correcta de la columna vertebral.

2. El material.

Hay dos grandes grupos de materiales de almohadas, los naturales y los sintéticos. Las almohadas con relleno natural están hechas a partir de plumas y plumones. Son las más suaves y también las más adecuadas para quienes duermen boca abajo porque se hunden con el peso. Sin embargo no son recomendables para los que suelen dormir de lado y boca arriba porque al hundirse la cabeza, el cuello se tensiona. Debes tener también tener en cuenta que generan bastante calor y que pueden producir alergias. Las almohadas sintéticas suelen ser más firmes; por esta razón son las que mejor se acomodan a los que duermen de lado o boca arriba. Además son lavables, pero resultan algo menos duraderas. Dentro de este grupo son varios materiales que podemos encontrar en éste momento en el mercado. Veámoslos.

  • Las almohadas de espuma puedes encontrarlas con distintas densidades lo que hacen varíar su grosor y dureza; incluso las hay anatómicas, con forma ondulada que se adaptan perfectamente a la curvatura del cuello.
  • En los últimos años, el látex ha ido ganando terreno dentro de los sistemas de descanso, tanto para colchones como para almohadas. Se trata de un material con gran capacidad de adaptación, transpirable y muy recomendado para alérgicos pues acumula muchos menos ácaros y polvo que otro materiales, sintéticos o no.

  • Otro de los material es alza en los últimos tiempo es la viscoelástica; se trata de un material que “dibuja” a la perfección el elemento (en este caso nuestro cuerpo) que se apoya sobre ella proporcionando una sensación de ingravidez; algo que no siempre resulta placentero a todo el mundo. Suele rechazar este material los durmientes de lado porque no les ofrece un apoyo suficiente para el cuello.

Hay también almohadas con formas especiales que buscan remediar algunos dolores específicos, como las almohadas cervicales, o favorecer el descanso proporcionando una sensación de calidez y acogimiento especial y que, incluso se puede utilizar también para acomodarse mientras se lee o se ve la televisión.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.