Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Consejos para escoger las mesitas de noche

Mesita 2 cajones
A la hora de decorar dormitorios solemos centrarnos en los muebles principales, como la cama y el armario, y no prestamos atención a las piezas auxiliares. Sin embargo, este tipo de mobiliario juega un papel fundamental en la estancia, por lo que deberemos dedicarle el tiempo necesario a su elección. Por ejemplo, las mesitas de noche son muebles que proporcionan calidez, aportan un toque decorativo y pueden resultar tremendamente prácticas, ya que en ellas apoyamos la lámpara, el móvil, el despertador, la botellita de agua… Además, también nos pueden servir para guardar diferentes elementos: ropa interior, libros, libretas… Para echarte una mano con la elección de estas piezas fundamentales en los dormitorios, hoy queremos ofrecerte algunos consejos para escoger las mesitas de noche. ¿Te gustaría acompañarnos?

Toma medidas

Lo primero que queremos recomendarte es que, antes de escoger cualquier mesita de noche, midas la altura de tu cama. Y es que lo mejor es que la mesa sea unos centímetros más baja que la cama para que puedas alcanzar todo lo que necesites de forma fácil y sin que puedas sufrir un accidente. Por supuesto, también deberás tomar medidas de la habitación, ya que lo más recomendable es escoger una pieza que encaje con el espacio disponible. Así, si tienes la suerte de tener un dormitorio de grandes dimensiones, lo mejor es que te decantes por un diseño grande, especialmente si tu cama también es grande. En cambio, si tu dormitorio es pequeño, es mejor que la mesita no ocupe demasiado. Lo importante es que cuente con la superficie suficiente para que te pueda ser de utilidad, como la mesita de noche moderna que puedes ver en la siguiente imagen.

Una mesita que combine o que cree contraste

Lo más habitual hace unos años era comprar un juego de habitación que incluyera todos los elementos de la estancia. Y, aunque ahora también puedes seguir haciéndolo, cada vez hay más personas que optan por comprar las piezas por separado. Si te decantas por esta opción y quieres lograr un dormitorio armónico, lo ideal es que todos los muebles sean del mismo estilo. Además, es preferible que se trate de piezas del mismo color y las mismas texturas o, al menos, escoger tonos y texturas que combinen entre sí. Por ejemplo, en un dormitorio rústico, lo ideal es incorporar una mesita de noche de madera maciza como la que puedes ver en la imagen. Eso sí, como bien sabes, hoy en día se llevan las decoraciones eclécticas, así que también puedes escoger las mesitas de noche para que creen contraste en la estancia. Si optas por esta alternativa, procura que las piezas tengan alguna cualidad en común.

Una mesa práctica

A menos que tu objetivo a la hora de incorporar mesitas de noche sea únicamente crear un foco de atención en la estancia, cuando escojas estas importantes piezas del dormitorio deberás tener en cuenta el espacio de almacenaje que incluye. En este sentido, antes de decantarte por una u otra opción deberás pensar en qué funciones vas a darle a esta pieza. Lo ideal en dormitorios pequeños es decantarte por mesitas que incluyan varios cajones, ya que estos pueden servir como espacio de almacenaje, pudiendo mantener el dormitorio organizado. Eso sí, debes tener en cuenta que las mesitas de noche abiertas son de lo más decorativas, sobre todo si los huecos se utilizan para colocar libros u elementos decorativos bonitos, aunque también pueden dar un aspecto de cierto desorden. Por eso, nosotros preferimos las que incluyen cajones.


Una vez tengas las mesitas de noche en tu dormitorio, no deberás olvidarte de decorarlas. Y es que si dejas su superficie vacía el efecto decorativo no será el mismo. Podrás colocar plantas, flores, lámparas, jarrones, relojes, fotografías…

Salir de la versión móvil