¿Cuáles son las características más destacadas del estilo nórdico?

Blanco como protagonista

Como es lógico, no hay un color más popular en el estilo decorativo nórdico que el blanco. Es la base y mucho más que la base. Es el gran protagonista y solo admite compartir algo de gloria con la madera, que es el material estrella. Juntos crean una combinación espectacular que hace que el estilo nórdico sea el más deseado del momento.

La madera manda

Como acabo de comentar, la madera es el material que acapara todo el protagonismo. Está repleto de ventajas y eso hace que no sea difícil decantarse por él, así que bienvenida sea la madera en todos los formatos y colores, tanto en los muebles como en el suelo, las paredes o el techo. De hecho, incluso podemos incorporar la madera en accesorios decorativos como por ejemplo una vela o un portavelas.

Sencillez

Otra de las características que suele repetirse en el estilo de decoración nórdico es la que tiene que ver con la sencillez. Sencillez y orden por definición, pero también en las líneas que trazan los muebles, que dejan atrás las florituras para centrarse en lo esencial, en lo que verdaderamente importa. El estilo nórdico es un estilo muy práctico y eso se nota en cualquier rincón, mientras que tampoco se puede negar que algo de minimalista tiene, por lo que conseguir el orden y que los ambientes no sean recargados es relativamente sencillo.

Plantas naturales

Las plantas son bienvenidas en el estilo nórdico. De hecho, podríamos llegar a decir que son imprescindibles. En esa mezcla tan acertada que forman la madera y el blanco, el verde de las plantas logra hacerse hueco haciendo más ruido del que podemos imaginar, sobre todo si colocamos varias especies en cada estancia. No hay que tener miedo a la hora de colocar plantas, ya que aportan mucha vida y solo podemos extraer conclusiones positivas después de hacerles un hueco. Además, se recomiendan para todas las estancias por ventajas como la que habla de la depuración del aire o la que tiene que ver con la alegría y el buen rollo que son capaces de aportar, sobre todo cuando hay flores de por medio.

Textiles mullidos

En el estilo nórdico uno trata de alcanzar unos niveles muy altos de confort, y también se preocupa por crear un ambiente acogedor. De ahí que los textiles mullidos sean bienvenidos, y que incluso puedan ser menos mullidos y más de tipo mediterráneo en épocas del año más calurosas como la primavera o el verano. Sea como sea, puedes rodearte de alfombras, cojines y todo tipo de elementos textiles que si son de fibras naturales, mejor que mejor.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.