Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Cuidados de los sofás de polipiel

Sofacama clic clac tapizado en ecopiel capitoné
A la hora de escoger un sofá para el salón o cualquier otra zona del hogar hay que tener en cuenta diferentes factores: el color, las plazas, el precio, el tamaño, la altura, el estilo, los materiales que lo forman… Es muy importante analizar bien todas las cuestiones que envuelven la compra de esta pieza, ya que se trata de la más importante de todo la vivienda y supone una gran inversión. Lo que hoy vamos a hacer es centrarnos en el último punto que te hemos comentado: los materiales. En concreto, vamos a hablarte de los sofás de polipiel, concentrándonos en cómo hay que cuidarlos. ¿Te gustaría acompañarnos?

Una buena alternativa a los sofás de piel

Teniendo en cuenta que las cuentas corrientes de la mayoría no están para tirar cohetes, a todos nos toca apretarnos un poquito el cinturón. Por eso, no siempre podemos gastarnos lo que nos gustaría a la hora de decorar nuestro hogar. Por ejemplo, por mucho que nos gusten los sofás de piel auténtica, estos suponen un gasto considerable, así que debemos barajar otras opciones. Por suerte, hoy en día se pueden encontrar en el mercado modelos de polipiel, un material sintético que imita el cuero en sus diferentes variantes. Aunque, lógicamente, este material no tiene la misma calidad y resistencia que la piel, sí que es una buena alternativa, ya que los precios suelen ser bastante inferiores y las imitaciones están bastante conseguidas. De hecho, en algunos casos cuesta distinguirlos. Lo puedes comprobar tú mismo en la imagen que te mostramos al principio, en la que aparece un precioso sofá de polipiel blanco.

Cuidados de los sofás de polipiel

Al ser menos resistentes que los sofás de piel, es importante que le dediquemos a los modelos de polipiel los cuidados que necesitan. De esta manera, lograremos que duren mucho más tiempo, evitando grietas y que se cuarteen. Así, lo primero que deberás tener en cuenta si te haces con un sofá de este tipo es que deberás protegerlo de la exposición directa al sol y de las fuentes de calor. Por otro lado, es importante que evitemos el contacto con la humedad. Y aunque la mayoría de personas no son conscientes de ello, algunos productos capilares, como la gomina o la espuma, son perjudiciales para este tipo de material, así que deberás tener cuidado a la hora de apoyar la cabeza en el respaldo.

 

Productos que se deben evitar

Más allá de estos cuidados que te acabamos de comentar, es importante que sepas cómo se deben limpiar este tipo de sofás. Lo primero que debes saber en este sentido es que hay algunos productos que deberás evitar, como los disolventes con cloro o alcohol; los aerosoles o limpiacristales; los betunes y las ceras; y cualquier producto con contenido químico. Y aunque son muy prácticas para quitar muchas, no se recomiendan las toallitas de bebé o las desmaquillantes, ya que eliminan la capa protectora que envuelve a este material y reduce su brillo.

Cómo limpiar el sofá

Lógicamente, para que tu sofá de polipiel brille como es debido, como el modelo que puedes ver en la imagen anterior, deberás limpiarlo de forma regular. Para ello, te recomendamos que utilices un paño seco o humedecido en agua templada. Si fuera necesario, también puedes utilizar un trapo húmedo pero bien escurrido, aunque tendrás que secarlo a continuación. En cuanto a las manchas, podrás utilizar un paño húmedo con jabón neutro, piedra de arcilla o algodón empapado en leche desmaquillante. Es importante actuar sobre las manchas de forma inmediata para que no penetren. Por último, debes saber que nunca debes frotar ni rascar el sofá de forma vigorosa.

Salir de la versión móvil