Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Decoración de la casa de un viajero

¿Preparado para viajar? Es cierto que ahora no estamos en la mejor época por culpa del maldito coronavirus, pero todo volverá a ser como antes y podremos explorar rincones en todo el mundo.

Eso sí, antes de salir de casa también puedes demostrar que eres todo un viajero sin moverte de ella, puesto que la decoración nos ayuda a recopilar todos esos recuerdos y sueños que están relacionados con un viaje inolvidable. Precisamente en este artículo te hablaremos de ello, dándote algunos consejos para que puedas demostrar que tu hogar es el hogar de un viajero.

Mapamundis por todas partes

Como no podía ser de otra forma, los mapamundis son imprescindible en toda casa que tenga la aspiración de convertirse en la casa de un viajero. Puedes pegarlos en la pared en forma de mapamundi de madera, pero también puedes decantarte por un globo terráqueo que puedes colocar encima de un mueble. Como consejo, no pierdas de vista los mapamundis de inspiración vintage con los que puedes recordar la época colonial.

Baúles que hablan por sí solos

Los baúles son piezas que podemos asociar al espíritu viajero. No son cofres del pirata, pero poco les falta. Dentro podemos colocar todo lo que queramos para crear un mundo de fantasía.

Además de ser un elemento que nos recuerda a los primeros exploradores de Europa, no podemos negar que son decorativos y muy versátiles. Nos ayudan a mantener el orden y no te importará tenerlos en un lugar privilegiado dentro de una habitación, ya que incluso pueden servir para algo más que almacenar, convirtiéndose en una original mesita de noche, en una mesa auxiliar en un rincón de lectura o en una mesa de centro improvisada. Todo dependerá de lo imaginativo que seas.

Fotografías y cuadros

Como no podía ser de otra forma, tanto las fotografías como los cuadros son indispensables en la decoración de un viajero. Con ellos podemos recordar viajes inolvidables, a la vez que podemos proyectar futuros viajes que tenemos en mente. Si te enamoras de un cuadro de un lugar que hayas visitado y quieras recordar siempre, no te lo pienses y cómpralo para decorar tu casa.

Las fotografías, además de decorar y tener ese espíritu viajero, también cuentan con un componente emocional y sentimental que nunca hay que perder de vista. Gracias a ellas recordarás los buenos momentos que has pasado con tus familiares y amigos en viajes que tal vez no se volverán a repetir nunca. Puedes colocarlas en cualquier estancia, y lo mejor de todo es que no solo puedes meterlas dentro de un marco, sino que también hay otras formas de mostrarlas que son mucho más atractivas desde un punto de vista decorativo, como por ejemplo el colocarlas en una guirnalda atravesando de punta a punta una pared.

Muebles con historia

Si quieres ir un paso más allá y demuestras que lo tuyo va en serio, lo que puedes plantearte es comprar un mueble de estilo colonial o uno que sea de influencias orientales. Si puedes permitírtelo, se convertirá en la pieza protagonista de un salón o un comedor con mucha historia. Digo lo de permitírtelo porque suelen ser piezas que cuestan mucho dinero.

Tejidos

Evidentemente, los textiles también tienen mucho que decir en este tipo de decoración. Por ejemplo, con un kilim artesanal puedes transportarte a un lugar tan mágico como la India, así que no te lo pienses más y rodéate de ellos.

Salir de la versión móvil