Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Decoración en tonos neutros, una apuesta segura

Recibidor moderno color óxido


Aunque a la hora de escoger los colores que formarán parte de la decoración de cualquier estancia del hogar debemos basarnos sobre todo en nuestro gustos, lo cierto es que hay muchos factores que también hay que tener en cuenta, como los metros cuadrados disponibles, la entrada de luz natural o los usos que vamos a darle a los espacios en cuestión. Además, no hay que olvidar que los colores son capaces de generar todo tipo de sensaciones. La decoración en tonos neutros, son una apuesta segura y nosotros te recomendamos que los utilices. ¡Son perfectos para cualquier rincón del hogar!

¿Cuáles son los colores neutros?

Antes de entrar en materia, lo que vamos a hacer es explicarte cuáles son los tonos neutros. Así, debes saber que son todos los tonos que nos permiten crear una base sosegada para después, si queremos, añadir pinceladas en tonalidades más vibrantes o enérgicas. Nos referimos a los blancos, grises, marrones, negros y beiges. Hay que tener en cuenta que se trata de tonos elegantes y sofisticados que, en sus versiones más claras, también ayudan a crear una sensación de mayor amplitud.

Colores que nunca pasan de moda

Una de las principales ventajas de los colores neutros es que nunca pasan de moda, por lo que escogerlos para la decoración del hogar es una apuesta casi segura. Así, lo ideal es que nos decantemos por estos tonos para los elementos que nos supongan una mayor inversión como, por ejemplo, los muebles. Por supuesto, también nos referimos al mobiliario de las habitaciones infantiles. Y es que aunque muchas veces caemos en la tentación de escoger piezas de mobiliario en colores alegres, es importante tener en cuenta que, dependiendo de la tonalidad escogida, estos pueden generar sensaciones poco adecuadas para los dormitorios de los más pequeños de la casa. Además, hay que tener en cuenta que a medida que los niños van creciendo, también van cambiando sus gustos, por lo que cabe la posibilidad de que acaben detestando los colores de sus muebles. Así, escogiendo colores neutros para la habitación infantil nos estamos asegurando que también vayan a ser válidos cuando los niños pasen a ser adolescentes. Para que la estancia no quede aburrida, puedes añadir toques de color a través de los textiles o los accesorios, como en la siguiente habitación infantil.

Espacios únicamente neutros

Decorar en tonos neutros no tiene que dar como resultado espacios aburridos. Si queremos que estas tonalidades sean las únicas del espacio (podemos escoger tan solo una de ellas o combinarlas entre sí), es decir, que ocupen muebles, paredes, suelos, textiles y complementos, lograremos ambientes tranquilos y elegantes. Eso sí, para que el resultado no sea demasiado apagado o aburrido, una buena idea es jugar con los dibujos y la mezcla de texturas en tejidos, revestimientos, muebles y accesorios. De esta manera, podremos lograr ambientes con mucha personalidad. Puedes ver un ejemplo de un espacio decorado únicamente con colores neutros en el dormitorio de matrimonio que te mostramos en la siguiente imagen.

Neutros y otros colores

Eso sí, lo mejor de los colores neutros es que pueden combinarse con cualquier otra tonalidad de la gama cromática, por lo que podemos aprovechar esta gran ventaja para hacer de las diferentes estancias espacios donde el aburrimiento brille por su ausencia. Así, lo ideal es, como te hemos comentado antes, optar por las tonalidades neutras para paredes o mobiliario, mientras que podemos incluir pinceladas en tonos más llamativos o alegres a través de los textiles o los accesorios. Una de las grandes ventajas de esta opción es que te resultará muy sencillo cambiar estos elementos si te cansas de ellos, por lo que podrás darle un toque diferente a la decoración de manera sencilla y económica cada vez que te apetezca.

Salir de la versión móvil