Decorar en verde

Si hace unas semanas te hablamos sobre decorar el hogar en rojo, un color pasional relacionado con el fuego y la sangre, hoy queremos hablar de una tonalidad muy diferente: el verde, un color que se obtiene de la mezcla del azul y el amarillo que está muy ligado a la naturaleza. Pero además de estar relacionado con la naturaleza, el verde simboliza la esperanza y, si se utiliza de forma correcta, puede resultar un estupendo transmisor de paz e, incluso, ayudar a equilibrar la energía. De hecho, el verde es un color que ofrece muchas posibilidades y sensaciones diferentes, siendo la positividad la más importante. Hoy te hablamos de su uso en la decoración del hogar. ¿Nos acompañas?

Frío y calor

Como sabes, existen un montón de tonos de verdes, todos ellos relacionados con elementos naturales y cotidianos, como las plantas, el mundo marino, las verduras o las frutas. Una de las grandes curiosidades del color verde es que, dependiendo de su tonalidad, puede considerarse como un color frío o un color caliente, lo que permite combinarlo con un montón de tonalidades distintas consiguiendo sensaciones diferentes.

Verdes pasteles

¿Sabías que el verde es ideal para estancias con pocos metros cuadrados? Eso sí, para que este color ayude a ampliar los espacios es clave que se trate de tonos pasteles. Así, no deberás tener ningún miedo al utilizarlo en paredes. Ya verás cómo, además, le da alegría y luminosidad a la decoración. Pero no creas que los verdes más claritos solo podrás utilizarlos en paredes; también son estupendos para otras grandes superficies como, por ejemplo, sofás, sobre todo teniendo en cuenta que está pieza muchas veces la utilizamos para relajarnos y que el verde es un color que da mucha paz. Un sofá verde como el que puedes ver en la siguiente imagen puede ser ideal para tu salón.

Verdes intensos

En cambio, si se trata de verdes más intensos, es mejor solo utilizarlos en pequeños detalles: objetos decorativos, textiles, pequeñas piezas de mobiliario… En un dormitorio, por ejemplo, puedes utilizar un verde más oscuro en la ropa de cama.


Eso sí, en el caso de las habitaciones juveniles tendrás muchas más posibilidades, ya que se permiten muchas más combinaciones. Además, podrás utilizar todas las tonalidades del verde: oliva, esmeralda, pistacho, limón, imperial… Puedes ver un ejemplo de dormitorio infantil decorado con verdes intensos en la siguiente fotografía. ¿No te parece un color ideal para una estancia de este tipo? ¡Seguro que a tu hijo le encantará!

 

En todo tipo de estancias

En realidad, una de las grandes ventajas del verde es que puede usarse en todo tipo de estancias: salones, cocina, dormitorios, espacios exteriores… ¡Todas ellas ganarán en frescura! Eso sí, una de las estancias que mejor recibe a este color es el baño, ya que además de refrescar, el verde proporciona paz y ayuda a relajarse, una de las principales cosas que buscamos en este espacio. Sin embargo, hay que tener un poquito de cuidado a la hora de utilizar el verde en las cocinas o comedores, ya que dependiendo de las combinaciones que utilices, puedes crear una sanción un poquito desagradable para el entretenimiento.

Además, el verde es el color perfecto para decorar salas de espera de consultorios médicos y hospitales. También es ideal para habitaciones de personas que sufren trastornos físicos o médicos, ya que se dice que propicia la relajación e, incluso, la sanación.

¿Te animas ahora a decorar tu hogar utilizando el color verde?

2 Comentarios

  1. Muy interesante! Compartimos!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.