Decorar habitaciones juveniles en blanco y rojo

¿Tu hijo ha pasado de ser un niño a convertirse en un adolescente? Entonces deberás plantearte seriamente cambiar la decoración de su habitación. Y es que no hay que olvidar que cuando los pequeños de la casa llegan a cierta edad, tienen necesidades diferentes. Además, lo más normal es que sus gustos cambien.

A la hora de decorar esta importante estancia de tu hogar tendrás que tomar varias decisiones. Sin duda, una de las cuestiones más importantes es escoger los colores que van a primar en la estancia. Lo que nosotros te recomendamos es que tengas en cuenta la opinión de tu hijo o hija, ya que será él o ella quien pase su tiempo en esta estancia. Entre las diferentes combinaciones por las que podrás optar, hoy queremos destacar la que forman el blanco y el rojo, dos colores que combinan a la perfección entre ellos y que son ideales tanto en habitaciones de chicas como de chicos.

Una combinación ideal

Poca gente se atreve a utilizar el rojo en la decoración de salones, dormitorios, cocinas y cuartos de baño, ya que se trata de un color bastante intenso. Sin embargo, sí que solemos encontrarlo en habitaciones infantiles y juveniles, lo que, sin duda, nos parece una estupenda opción, ya que mientras que el rojo es un color vivo que expresa vida y alegría, el blanco proporciona calma. Y es que no hay que olvidar que el rojo es bastante estimulante y excitante.

No abusar del rojo

Como te acabamos de comentar, el rojo es estimulante y excitante, así que es mejor no utilizarlo en exceso. Por ejemplo, no es buena idea pintar todas las paredes de este color. Eso sí, puedes pintar una única pared de rojo a modo de contraste, siempre y cuando el resto sean de un color neutro, especialmente el blanco. Lo que sí que puedes hacer es introducir el rojo a través de los muebles. De hecho, hoy en día podrás encontrar en el mercado un montón de muebles juveniles rojos o que incluyen detalles en este color. Los más habituales son aquellos que mezclan el blanco con elementos en rojos, ya se trate de tiradores, frentes de armarios y cajones… Puedes ver un ejemplo en la siguiente habitación juvenil.


Por supuesto, también es una excelente idea introducir el rojo a través de los complementos, los objetos decorativos y los textiles, sobre todo si apuestas por una base neutra. De esta manera, si tu hijo o hija se cansa de este color, lo único que tendrás que hacer es sustituirlos por otros. Además, en el mercado podrás encontrar preciosos muebles auxiliares en este color como, por ejemplo, el puff en forma de corazón que puedes ver a continuación que, además, tiene la ventaja de incluir espacio de almacenamiento.

Introducir otros colores

Aunque podrás decorar la habitación de tu hijo utilizando únicamente el rojo y el blanco, lo cierto es que también podrás introducir otro tipo de colores. La opción más segura es escoger tonos neutros, que ya sabes que son versátiles y atemporales. Así, por ejemplo, un mueble de madera (natural o sintética), quedará perfectamente bien en una habitación en la que predominen el rojo y el blanco. Eso sí, si buscas algo más atrevido, debes saber que tonos como el verde o el azul también pueden quedar fenomenalmente bien. Podrás introducir este tipo de tonalidades a través de los textiles, los objetos decorativos, los complementos, las paredes y, por supuesto, los muebles. En el dormitorio juvenil que te mostramos al principio puedes ver un ejemplo de lo que te acabamos de comentar.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.