Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Dormitorios en color blanco

Cabecero matrimonio con dos mesitas
Desde hace un tiempo, el blanco se ha convertido en el centro de la decoración de muchos hogares, escogiéndolo para equipar todo tipo de estancias: baños, cocinas, salones, recibidores… Además, es una tonalidad que no entiende de estilos, pudiéndola encontrar en ambientes muy clásicos o en espacios puramente minimalistas, pasando por todo tipo de estilos decorativos. ¡Si te gustan los dormitorios en color blanco, sigue leyendo este post, te será de utilidad!

Dormitorios más amplios

Una de las habitaciones donde más se utiliza esta color es en el dormitorio, a pesar de que hace alrededor de una década el vengué y las maderas oscuras eran los principales protagonistas. Entre otros motivos, el blanco es escogido para decorar las habitaciones porque potencia la luz y hace que las estancias parezcan mucho más espaciosas, algo que viene de perlas en los hogares de hoy en día, que tienden a ser más pequeños. Además, dentro del dormitorio, el blanco aporta sensación de paz y armonía, ayudándonos a relajarnos y a conciliar el sueño.

Cómo combinar el color blanco

Pero estas no son las únicas ventajas del blanco. Otra de las cosas positivas de este color es que combina a la perfección con cualquier tonalidad, ya que con él se forma una especie de tapiz donde el resto de colores destacarán de forma especial. Por ejemplo, en este dormitorio compuesto por cabecero, 2 mesitas y un contenedor (con cómoda, espejo y banco adicionales), se observa como los textiles en tonos azules destacan sobremanera.


Eso sí, si quieres ambientes puros deberás optar por paredes y muebles blancos con pequeños toques de color sutiles, combinando, por ejemplo, el blanco con el gris, como puedes ver en el siguiente dormitorio, compuesto por cabecero tapizado, 2 mesitas con dos cajones frentes lacados y una cómoda, espejo y bancada opcionales. Al jugar con una base neutra, siempre puedes romper con una lámpara de diseño, jugar con los textiles en tonos intensos o colocar una lámpara o una cómoda con un toque vintage que roma con toda la estética.

Muebles en color blanco

Cuando hablamos de decorar el dormitorio de blanco no nos referimos a pintar las paredes en esta tonalidad. En realidad, nos referimos a los dormitorios que están protagonizados por mobiliario en este color. Así, puedes escoger entre una cómoda en color blanco, que no agobiará el espacio y hará que a simple vista nos parezca más pequeña; un cabecero para la cama, que podrás escoger entre diferentes acabados; una mesilla de noche que combine con el cabecero y guarde simetría en el conjunto o que contrasten; o el armario, que, al igual que la cómoda, es perfecto usarlo en blanco, ya que nunca va a parecer tan grande. Por ejemplo, puedes optar por este armario de gran capacidad de 180 cm de ancho, fabricado en tablero melaminizado 16 mm, 2 puertas correderas bicolor, separación central, 2 estantes fijos en la parte superior y 2 barras de colgar.

Un ambiente acogedor, confortable y frío

Como puedes ver, el resultado final es un ambiente acogedor y confortable, que invita al descanso a nivel corporal y a nivel emocional, proporcionando sensaciones relajantes. Lejos de caer en la monotonía del monocromantismo, un dormitorio blanco tanto en mobiliario como en revestimientos ofrece un efecto tan bonito como armonioso del que no te cansarás. Eso sí, con un dormitorio en blanco tendrás que enfrentarte al riesgo de que se ven más las manchas, ya que este color hace que cualquier gota, roce o mancha resalte muchísimo más. Además, para muchos el blanco es demasiado frío, provocando que nos sintamos mucho más aislados.

Salir de la versión móvil