Errores en la decoración de habitaciones infantiles

Lo mejor de la decoración es poder experimentar con diferentes colores, texturas, muebles, accesorios y demás elementos. Sin embargo, en ocasiones esto nos puede llevar a cometer errores, algo que no nos podemos permitir en una estancia tan importante como el dormitorio infantil. Y es que hay que tener en cuenta que las habitaciones infantiles suponen un factor clave en el desarrollo de los más pequeños de la casa. En realidad, todo el ambiente que rodea al niño puede servirle para hacer crecer en él todo tipo de hábitos y estímulos que les ayuden a desarrollar sus gustos y aficiones.

Los niños pasan buena parte de su tiempo en su habitación (en ella descansan, juegan y suelen hacer los deberes), por lo que hay que lograr que se sientan cómodos, seguros y contentos. Sin embargo, en ocasiones no somos conscientes de las necesidades específicas de los pequeños, que nada tienen que ver con las de los adultos, lo que nos hace cometer determinados errores que pueden repercutir en el pequeño.

No contar con su opinión

Sin duda, uno de los principales errores que podemos cometer a la hora de decorar una habitación infantil es no contar con la opinión del pequeño. Lógicamente, no se trata de cumplir todos los deseos del niño, sino de llegar a un acuerdo para que ambas partes estén contentas. Piensa que es el niño quien va a pasar allí la mayor parte del tiempo, así que deberá estar a gusto. Para lograr éxito en el consenso, lo mejor es que te tomes el tiempo suficiente para explicarle al pequeño cuáles son las necesidades reales de una habitación infantil, como que el presupuesto tiene ciertos límites.


Existen opciones que gustan tanto a padres como a niños y, lo mejor de todo, que están al alcance de la mayoría. Si, por ejemplo, tus hijos tienen que compartir estancia, seguro que les encanta tener un dormitorio como el que te mostramos en la fotografía anterior, compuesto por cama tren con armario y contenedores de alta capacidad. Para ti también es ideal, ya que cuenta con mucho espacio de almacenaje para guardar todo lo necesario.

Centrarse en un tema

Es habitual centrarse en un solo tema a la hora de decorar una habitación infantil (princesas, coches, animales…). Sin embargo, no te lo recomendamos en absoluto, ya que los niños cambian de gustos con bastante facilidad. Lo más aconsejable es optar por elementos neutros como pintura blanca en las paredes y muebles de madera clara y satisfacer al pequeño a través de los detalles decorativos (alfombras, cortinas, lámparas, juguetes…).


Tampoco es mala idea escoger muebles que contengan elementos coloridos, aunque procurando que los colores no sean demasiado estridentes.

No adecuar los muebles

Con la intención de aprovechar los muebles que hay en casa, en ocasiones se comete el error de colocar escritorios, mesas, camas o cómodas en las habitaciones infantiles. Sin embargo, si estas piezas no se adecuan al niño (como puede pasar con la altura del escritorio) pueden perjudicar su salud.


Así, es importante pensar en las necesidades del niño a la hora de amueblar su habitación, escogiendo muebles que ofrezcan espacios para el orden y, si es posible, optar por un mobiliario evolutivo, como la cuna convertible con colchón cambiador que puedes ver en la foto superior.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.