Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

¡Guarda tus zapatos!

Mantener el calzado guardado y en orden no es tarea fácil: botas, zapatos con o sin tacón, deportivas… Sus diferentes diseños hacen que no todos se puedan guardar de la misma forma y eso hace aún más complicado que se mantengan ordenados. Afortunadamente los fabricantes especializados en mobiliario nos ofrecen un sin fin de muebles zapateros y accesorios donde mantener a raya todo nuestro calzado… y también a mano; no hay nada más incómodo que tener que abrir cajas y cajas hasta encontrar ese par que andabas buscando. ¿ No te ha pasado alguna vez?

 

 

Modelos convencionales
Nos referimos a esas piezas con apariencia de armario. Por fuera disponen de puertas abatibles o correderas (ideales para problemas de espacio), pero el interior lo tienen completamente compartimentado con baldas o con barras. Por supuesto los puedes encontrar en una amplia variedad de diseños y precios, incluso con puertas de espejo como puedes ver en el modelo de la imagen superior, una opción que te permitirá utilizar también la pieza para arreglarte antes de salir de casa.

Agudizando el ingenio,  hemos pensado en la manera de hacer que estos zapateros con apariencia de armario se distingan perfectamente y se diferencian al primer golpe de vista para que nadie los confunda con lo que no son, ¿cómo?, decorando la puerta con un icono identificativo que además resulta de lo más atractivo.

Para problemas de espacio…

Los fabricantes de zapateros han creado modelos súper estrechos, los hay de tan sólo 20 cm de fondo, que se pueden acoplar a cualquier huequecillo, por ejemplo detrás de las puertas. También resultan  ideales para ubicarlos en zonas de paso como pasillos, recibidores… porque casi no se advierten. A diferencia de los modelos tradicionales, el interior suele disponer de baldas inclinadas para que los zapatos ocupen menos y las puertas, a las que se les llama trampones, son abatibles de arriba abajo.

Fíjate en este que te mostramos a continuación, apenas interfiere el paso y sin embargo tiene una gran capacidad de almacenaje, en cada uno de sus 3 trampones hay dos huecos para guardar zapatos. Como además dispone de un cajoncito en la zona superior y tiene un diseño de lo más atractivo se puede colocar en el recibidor y utilizarse también para dejar las llaves, los papeles… a modo de consola.

 

Otras opciones

Reservar un espacio dentro del armario para almacenar el calzado es una alternativa que cada vez se está extendiendo más. Por supuesto se pueden acoplar zapateros exentos pero, claro está, necesariamente deben tener un menor tamaño que lo que hemos visto hasta ahora; se trataría de modelos similares a lo que son las cajoneras.

Un modelo perfecto para este fin podría ser éste que te mostramos, en tablero melaminado de 16 mm de grosor, con dos trampones y unas medidas de ancho 60 cm x alto 82 cm x fondo 24 cm.

 

 

Pero también se pueden adaptar barras, baldas metálicas extraíbles, rieles…. Incluso hay dipositvos pensados específicamente para guardar las botas; disponen de unos soportes verticales altos donde se introduce la caña de éstas quedando la pieza al revés. Es una forma sencilla de guardar las botas, mantenerlas ordenadas y en perfecto estado pues al quedar siempre rectas y estiradas no se le hacen marcas de dobleces, uno de los grandes enemigos de este tipo de calzado.

Otra solución sencilla y económica son las bolsas organizadoras, las tienes de loneta o de plástico, con múltiples bolsillos, que se pueden colgar de perchas fijas a los costados del armario o al interior de las puertas si éstas son abatibles. Son perfectas para guardar zapatos de tacón bajo o zapatillas, por ejemplo las deportivas de los niños.

Salir de la versión móvil