Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Hazte con el mejor sofá

Ver una peli después de comer, echarnos una buena siesta, tomar unas copas con los amigos… Son muchas las horas que pasamos en el sofá y muchas las actividades que realizamos en él. Por eso y por el desembolso que supone no podemos dejar su compra al azar o al capricho del momento, antes debemos tomar en consideración algunos aspectos importantes: nuestras costumbres, el número de personas que habitualmente lo vamos a utilizar, el espacio del que disponemos para ubicarlo…

Cuando llegues a la tienda… pruébalo

No te cortes y prueba todos los modelos que te gusten, aunque sean más grandes o más pequeños de lo que tengas en mente. Recuerda que la mayoría de ellos se fabrican en varias medidas y que muchos son modulares por lo que podrás montar la composición que más se atenga a tus necesidades.

Mira cómo debe ser:

Una vez estés sentado en el sofá, comprueba que el respaldo te sujete bien los riñones o no será cómodo. También debe cogerte toda la espalda y la cabeza, que todo quede bien apoyado. Y por supuesto, comprueba que no te cuelgan los pies, no hay nada más incómodo física y psicológicamente; te creerás un enano cuando lo cierto es que ese sofá no es de tu talla.

Pero además de cómodo, debe ser duradero; no se puede estar cambiando de sofá como de chaqueta ¿verdad?. Las claves son que tenga un armazón sólido, una base firme y un relleno de calidad.

Actualmente, la mayoría de los armazones son de madera, pero sin duda los más resistentes son los metálicos. En cuanto a la base, la ideal es una mezcla de muelles de acero y cinchas elásticas cruzadas en la base del asiento. Y el relleno, rígido para el asiento (el mejor es el de espuma de alta densidad con una capa superior de pluma de oca) y firme pero suave para el respaldo (de pluma de ganso u oca). Otro relleno aconsejable es la fibra de poliéster con espuma.

 

¿Quieres estar a la moda?

Entonces, decántate por un modelo con chaiselongue; además de decorativos resultan muy prácticos si no tienes mucho espacio. Y puedes utilizarlos para separar espacios, para delimitar el estar del resto del salón…

 

Que no te haga cambiar de idea el que en la exposición esa pieza esté justo en el lugar contrario al que tú necesitas. Hay muchos modelos que se fabrican con opción de situarla a la derecha o a la izquierda, como se prefiera. Aquí puedes ver uno con esta dualidad. Otra opción también muy de moda son los sofás rinconeros. Son la solución perfecta si sois muchos de familia.

 

Mira además si…

Tienen los asientos extraíbles, los hay manuales o eléctricos, aportan mucho confort. Y los respaldos reclinables, pero no olvides que para poder usarlos no podrás adosarlos a ninguna pared. Y si la tapicería es de tela, que sea desenfundable, te resultará muy práctica para mantenerla siempre tan limpia como el primer día. O si tiene arcón para guardar en el interior, asientos extra ocultos en el lateral del brazo, si se convierte en cama…

Como ves son muchas las opciones entre las que puedes elegir, piensa bien qué necesitas antes de decidirte.

Salir de la versión móvil