Cinco claves para conseguir el dormitorio perfecto


El dormitorio debería ser un espacio confortable y acogedor donde reinara la calma y el silencio. Sin embargo, conseguirlo no es tan fácil como puede parecer en un principio, lo que no quiere decir que sea imposible. De hecho, hoy vamos a demostrarte cómo con un poquito de imaginación es posible crear un dormitorio perfecto cuidando cinco aspectos. ¿Nos acompañas?

1. La cama

Sin duda, el mueble más importante de cualquier dormitorio es la cama. Es más, es la única pieza de la casa imprescindible para entrar a vivir. Este mueble debe ser todo lo amplio y confortable que permita la estancia, además de ser decorativo cuando no se use. Así, deberá ser siempre proporcional a la estancia, aunque podrás instalar una cama grande si el espacio lo permite.

Por supuesto, también deberás tener muy en cuenta el cabecero que, según el Feng Shui, deberá estar dirigido al norte para generar equilibrio. Además, es preferible apoyarlo en una pared sin ventana para añadir una sensación de protección. Eso sí, lo más importante de todo es que tenga estilo. Por eso, nosotros te recomendamos un modelo con capitoné o acolchado con tela, ya que están de actualidad. Un buen ejemplo es el cabecero tapizado en blanco que puedes ver a continuación.


Además, no te olvides de añadir un plus de confort vistiéndola con almohadones, lo que transmitirá una gran sensación de comodidad.

2. El colchón

Por otro lado, deberás tener mucho cuidado a la hora de escoger el colchón, teniendo en cuenta que éste deberás ser transpirable, ya que por la noche se pierde mucha agua corporal, y saludable. Además, es preferible que lo escojas con acabados naturales para recubrir el colchón y pensando en el peso y la postura en la que duermes. Una de las mejores opciones que puedes encontrar en el mercado es el siguiente colchón viscosoja, que te proporcionará un descanso perfecto.

3. Muebles auxiliares

Para completar el dormitorio perfecto hay algunos muebles auxiliares que deberán estar presentes: cómodas, baúles, butacas… Estos no solo personalizarán tu dormitorio, sino que se convertirán en los aliados perfectos del orden. Eso sí, lamentablemente, en la mayoría de casos hay que escoger solo los básicos, ya que en los dormitorios pequeños la realidad se impone y es prioritario no recargar el ambiente con piezas superfluas. Entre los elementos imprescindibles encontramos las mesitas de noche, las lámparas y un armario básico, preferiblemente de puertas correderas si se cuenta con muy pocos metros cuadrados. Por supuesto, si se trata de una habitación pequeña, deberán buscarse soluciones que ahorren espacio, como las camas con sistemas de almacenaje.

4. Ropa de cama

En cuanto a la ropa de cama, deberá ser de tacto mullido y suave. Sin duda, entre las mejores opciones se encuentran las fibras naturales como el lino y el algodón orgánico que, además, son transpirables y muy decorativas. Además, es buena idea optar por textiles en blanco, tonos neutros, crudo, gris o malva.

5. Últimos consejos

Por último, es importante que tengas en cuenta unos últimos consejos: huye de los objetos junto a la cama que te sugieran actividades físicas e intelectuales (bicicletas estáticas, escritorios, maletines…); evita los campos electromagnéticos (producidos por todo tipo de aparatos electrónicos), ya que interfieren en el descanso; rechaza el desorden, ya que crea la sensación de inquietud y rompe con el estado de relajación necesario para descansar; prescinde de los colores chillones, que estimulan y pueden interrumpir el descanso; y potencia al máximo la luz natural, sin abusar de la luz artificial, ya que dificulta el tránsito tranquilo entre los momentos de descanso y de actividad.

Un comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.