Ideas para tener un salón de película

¿Quién no ha soñado con tener un salón de película? Me refiero a salones como los que se ven en las revistas cuando hacen reportajes de casas de famosos. Aunque creas que para tener uno así hay que gastar mucho dinero, lo cierto es que cualquiera puede tener un salón espectacular. Lo único que hay que tener claro es lo que se busca y ponerlo en práctica sin cometer errores.

Por si andas bastante perdid@ y buscas ideas que hoy mismo pueden plasmarse en tu casa, te recomiendo que no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación, ya que vamos a compartir una serie de consejos con los que tener un salón de película será más fácil de lo que crees. ¿Empezamos?

Colores a elegir

Si vas a decantarte por colores oscuros, antes fíjate en el espacio disponible en el salón, ya que los colores oscuros son los que hacen que una estancia se vea más pequeña de lo que realmente es. Es por ello que el blanco suele ser el elegido, incluso cuando el espacio es grande. ¿Por qué? Pues porque es la mejor base que se puede elegir y no solo se relaciona con la limpieza, sino que también transmite modernidad. Por ello, pinta las paredes en blanco y haz que se convierta en el color protagonista. Siempre estarás a tiempo de darle pinceladas de colores que te gusten sin alterar la armonía del salón.

Piezas de diseño

Dependiendo del dinero que te quieras gastar, deberías considerar la posibilidad de incorporar piezas de diseño a la decoración del salón. Son iconos en forma de lámpara o de mueble que pueden hacer que dé un salto de calidad importante. Eso sí, reparte bien el presupuesto porque no es de recibo tener una butaca icónica que cuesta 2.000 euros y un sofá muy sencillo que no llega ni a los 300 euros.

Proporcionalidad

Otro aspecto que hay que considerar es el de la proporcionalidad. Es algo en lo que no siempre nos fijamos, y lo cierto es que nos ayuda a no cometer errores de bulto. Lo que no podemos hacer es colocar grandes jarrones sobre una mesa auxiliar pequeña o llenar de cojines un sofá que no es precisamente largo. Hay que ser coherente con todo lo que se hace, y para ello hay que fijarse tanto en el tamaño como en la cantidad.

Menos es más

Un salón de película es un salón en el que triunfa el «menos es más». Eso no significa que tengas que decantarte por el estilo minimalista, pero sí que te invita a ser prudente a la hora de elegir la decoración para tu salón. Mantén el orden y no sobrecargues los rincones con objetos que no aportan absolutamente nada. Elige bien y acertarás.

Plantas y flores

En un salón de película no pueden faltar ni las plantas ni las flores. Aportan alegría y vida a cualquier estancia, así que hazles un hueco asegurándote de que vas a poder mantenerlas. Piensa que hay especies que son bastante delicadas y no admiten que les dé mucho la luz o que haga calor. Fíjate en el mantenimiento que requieren las que tengas en mente y actúa en base a ello.

Televisión integrada

La televisión no puede afear un salón. Debería ocurrir todo lo contrario. Es por ello que debes fijarte bien en el diseño de la misma, eligiendo bien el color para que pase lo más desapercibida posible. Lo ideal suele ser que vaya empotrada en la pared, puesto que si no sobresale no restará protagonismo a elementos que sí son decorativos por naturaleza.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.