Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Los errores más frecuentes cuando compramos muebles

¿Vas a comprar muebles próximamente? En ese caso debo decirte que estás en el lugar indicado, ya que en este artículo vamos a compartir una serie de consejos para que no cometas los errores más frecuentes, los que solemos cometer por no prestar atención a cosas que son más importantes de lo que creemos. ¿Te apetece conocerlos?

No tomar medidas

Cuando vamos a comprar muebles es imprescindible tomar medidas de los espacios. Evidentemente, para ello hay que pensar en la distribución previamente, ya que si no sabes en qué lugar irá cada mueble tendrás problemas con tu elección, puesto que no es lo mismo colocar un sofá en una pared o en otra, ya que las formas de la pared y el resto de la decoración pueden condicionar tu elección. No serías ni el primero ni el último que cuando llega a casa se da cuenta de que ha comprado un mueble más grande de lo que necesitaba. Así que ya sabes, coge un metro y toma las medidas que sean necesarias, sin olvidar que la longitud no es lo único que importa, sino que también hay que prestar atención a la anchura y la altura.

No fijar un presupuesto razonable

El tema de los presupuestos es algo imprescindible. Al igual que lo tenemos en cuenta a la hora de poner en marcha una reforma, también deberíamos tenerlo en cuenta cuando compramos muebles. Si vas a comprar más de uno, debes saber que la cantidad a pagar será elevada, así que no hay que tomárselo a la ligera y es bueno destinar una parte del presupuesto a cada mueble mirando que el reparto sea lo más equitativo posible, ya que si no lo haces tendrás muebles de mucha calidad mezclados con muebles de poca calidad, algo que como es lógico no tiene mucho sentido y no queda nada bien.

No prestar atención a la decoración

Un mueble te puede gustar muchísimo, pero si no encaja en tu casa es mejor que te olvides de él. Si por ejemplo el estilo nórdico es el que reina en tu hogar, olvídate de comprar ese sofá de corte clásico porque quedará fatal. Todo tiene que seguir una misma línea, y en ese sentido con los muebles eso es algo muy importante. De hecho, cuando se venden colecciones enteras para el comedor y el salón es para dar esa continuidad que es tan necesaria en cuanto a estilos y colores.

No tener en cuenta el aspecto práctico

A un mueble no solo hay que pedirle que sea bonito. También hay que pedirle que sea práctico, que cumpla con todas aquellas funciones que debe desempeñar. No hay que olvidar que a la hora de plantearnos la compra de un mueble tenemos que tener muy claras cuáles son las necesidades, y a partir de ahí podemos concretar qué muebles nos interesan y qué muebles son prescindibles.

No pensar en la calidad

Que sea bonito y funcional es básico, pero el tema de la calidad también hay que tomárselo en serio. Puedes buscar la mejor relación calidad-precio, que la encontrarás en Muebles Boom, y con ello te aseguras tener un mueble que no te va a abandonar a las primeras de cambio. Sabemos que ya no se compran muebles para toda la vida porque nos gusta renovar la decoración de nuestro hogar, pero está claro que hay que exigirles un mínimo de durabilidad.

Salir de la versión móvil