Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Los mejores colores para decorar la habitación del bebé


¿Vas a tener un bebé? Pues antes de nada queremos darte nuestra más sincera enhorabuena. Y es que no hay nada más bonito como traer al mundo a una nueva criatura. Eso sí, debes tener en cuenta que cuando nazca no tendrás tiempo para nada más que no sea su cuidado, así que es importante que lo tengas todo listo antes de que llegue al mundo. Es más, los expertos recomiendan comenzar a prepararlo todo a partir del segundo trimestre para poder relajarse y disfrutar del momento durante las últimas semanas. Una de las cosas que deberá estar lista antes de la llegada del bebé es su habitación. Decorar este espacio puede resultar muy especial, aunque hay que tener muchas cosas en cuenta como, por ejemplo, la elección de los colores de los diferentes elementos que formarán parte de la estancia. Hoy vamos a contarte cuáles son los más recomendables para el dormitorio del bebé. ¿Te apetece acompañarnos?

Colores neutros

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de escoger los colores para la habitación del bebé es que la estancia deberá ser cálida y acogedora y, además, deberá favorecer el descanso. Si quieres ir sobre seguro, lo que te recomendamos es que apuestes por los colores neutros, eso sí, siempre en sus versiones claras, ya que las oscuras tienen demasiada fuerza y no favorecen el descanso. Los tonos neutros son ideales para crear ambientes relajantes y transmiten paz. En este sentido, es importante que tengas en cuenta que los blancos, los beiges y los tonos muy claros son ideales para las habitaciones con pocos metros cuadrados, ya que agrandan visualmente los espacios. Además, aportan más luminosidad. Así, estos colores son ideales para todo tipo de elementos: paredes, techos, suelos, muebles, textiles… Eso sí, es importante que tengas en cuenta que el blanco puro puede resultar demasiado frío, así que es preferible que lo combines con otras tonalidades como, por ejemplo, colores pastel. Puedes ver un ejemplo de lo que te acabamos de comentar en la habitación de bebé de la siguiente foto.

Colores fríos

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que los colores fríos favorecen el descanso, así que pueden ser perfectos para habitaciones de bebés. Nos referimos a los azules, verdes, violetas… Como en el caso anterior, siempre es preferible optar por las tonalidades más claras, aunque es posible utilizar tonos más oscuros para algunos detalles. Teniendo en cuenta que se trata de colores frescos, es mejor no utilizarlos en estancias frías, mientras que en habitaciones especialmente calurosas es súper recomendable. Cualquier color frío quedará estupendamente combinado con el blanco y otros colores neutros. Puedes ver un ejemplo en la habitación de bebé de la siguiente imagen, done el azul se combina con el blanco y el gris, dando como resultado un espacio súper relajante y de lo más atractivo estéticamente hablando.

Colores cálidos

Si la habitación del bebé es demasiado fresca, es buena idea optar por los colores cálidos, que también son ideales para las estancias con poca luz natural. Sin embargo, este tipo de tonos deben ser utilizados con mucho cuidado, ya que son muy enérgicos y pueden producir nerviosismo, algo muy poco recomendable para una estancia como ésta. Eso sí, proporcionarán a la estancia mucha calidez y aportarán un toque de alegría. Así, lo que nosotros te recomendamos es que también los combines con tonalidades neutras, especialmente con el blanco, que rebajará mucho su carga enérgica. En este sentido, los colores cálidos es mejor que estén presentes en los textiles y algunos detalles, en lugar de en paredes y en muebles de gran tamaño. Si quieres utilizarlos en grandes superficies, procura que siempre sea en sus versiones más suaves.

Salir de la versión móvil