Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Los pufs, unos asientos con múltiples posibilidades

Poco a poco los pufs han ido ganando espacio en los hogares gracias a su múltiples posibilidades hasta consolidarse como unos originales elementos de decoración para salones, dormitorios e, incluso, espacios exteriores. Los pufs son asientos compuestos de un relleno de material blando que suelen estar cubiertos por telas rígidas, como el cuero, la tela o el plástico. En general, su interior está lleno de trozos de poliestireno, lo que lo hace adaptable a diferentes espacios y usos.

Unos asientos muy cómodos

Pero los pufs no solo sirven para dar un toque decorativo a las viviendas, sino que normalmente se trata de cómodos asientos que pueden ser utilizados tanto por nosotros mismos como por los demás, proporcionando un toque de originalidad y modernidad a todas las estancias de la vivienda. De hecho, los pufs se han convertido en una original y divertida alternativa de asiento para los invitados si montamos una reunión informal entorno a una mesa de centro o falta sitio en el sofá.

Existe una gran variedad de pufs para que puedas darle ese toque original a tu vivienda. Lo mejor de nuestros modelos es que combinan a la perfección el diseño y la funcionalidad. Un buen ejemplo es este puf cuadrado plegable.

Ventajas de los pufs

Si tienes o has tenido un puf en casa sabrás las ventajas que tienen: son perfectos para decorar salas de estar, comedor, bibliotecas, dormitorios y jardines; se suelen adaptar a distintas posturas corporales y son fáciles de desplazar y reubicar. Además, resulta un asiento muy versátil, que aporta color, comodidad y desenfado y al que se le pueden dar diversas utilidades.


Entre las muchas ventajas de los pufs se encuentra su practicidad. Gracias a su comodidad, se trata de un asiento ideal tanto para dormir la siesta, como para sentarse a ver la televisión o leer un libro. También son utilizados para reposar las piernas en él. De hecho, muchas personas los utilizan como ampliación del sofá. Si su tamaño lo permite, los pufs también son ideales para tumbarse. Por ejemplo, este puf convertible en cama fabricado con materiales de alta calidad es ideal para echarse una cabezadita. Además, podrás escoger entre varios colores (blanco, negro, verde, azul y rosa).


Por otro lado, los pufs suelen ser súper fáciles de limpiar, ya que se encuentran recubiertos con textiles adecuados para ello. Con tan solo frotar con un trapo húmedo y algún producto de limpieza suave sobre la mancha en concreto, ésta desaparecerá por completo.

De todas las clases

Aunque los pufs clásicos no tienen patas (son como grandes cojines que se apoyan sobre el suelo y en los que una persona puede acomodarse), con el tiempo el concepto se ha ido ampliando y hoy en día existen modelos con patas, ruedas e incluso huecos para guardar cosas en su interior. Un ejemplo es este puf elevable que podrás conseguir en diferentes colores por tan solo 113 euros y que puede servir como mesita de café, algo muy útil sobre todo en pisos pequeños o lugares poco espacios.


Por supuesto, también se pueden encontrar de todas las formas (pera, cilindro, corazón, cubo, alargado…) y de todos los tamaños. Además, en los últimos años se han puesto muy de moda los pufs infantiles y juveniles, ideales para las habitaciones de los más pequeños de la casa. Estos suelen ser muy coloridos y tener formas originales.

¿Te animas a poner un puf en tu vida?

Salir de la versión móvil