¿Qué no puede faltar en un recibidor?

Espejo

Un espejo en un recibidor es algo que se agradece mucho. Se agradece desde un punto de vista estético, lógicamente, pero también desde un punto de vista funcional. Funcional por dos razones, ya que por una parte va muy bien para antes de salir de casa, sobre todo si no se tiene la posibilidad de mirarse al espejo en el ascensor. Otra razón funcional tiene que ver con el hecho de que es capaz de multiplicar la luz natural, algo que suele ser de gran ayuda en una estancia como el recibidor, que normalmente es de las que menos luz recibe en cualquier casa.

A la hora de elegir espejo no tendrás problemas, o no deberías. Lo digo más que nada por la gran variedad de espejos que puedes encontrar en el mercado, estando disponibles de muchas formas distintas: redondos, cuadrados, rectangulares… Tú eliges en función de tus gustos y necesidades.

Mueble principal

En todo recibidor se agradece que haya un mueble principal que lleve la voz cantante. Es un mueble que puede variar mucho porque depende de varios factores, como por ejemplo el tamaño del recibidor, que sin duda alguna es el más importante de todos. En ese sentido, hay que fijarse no solo en las dimensiones, sino también en el estilo decorativo que queremos y en a funcionalidad que le vamos a dar. Hay quienes tienen un mueble zapatero y dejan ahí los zapatos, lo cual es muy práctico nada más entrar, y hay quienes prefieren tener el típico mueble repleto de cajoneras para guardar casi de todo.

Lámpara de techo

Lo siguiente que se le puede y se le debe pedir a un recibidor es que tenga una lámpara de techo. Bueno, no es algo imprescindible, pero es lo mejor que vas a conseguir para iluminar de forma correcta el recibidor. También puedes apoyarte en otros puntos de luz más concretos para que ni un solo rincón quede oscuro, o sencillamente para no tener que ir encendiendo siempre la luz del techo. Sea como sea, tampoco podemos olvidar que una lámpara de techo tiene la capacidad de convertirse en la gran protagonista de un recibidor, especialmente si este es pequeño.

Alfombra

Otra buena idea es la de colocar una alfombra en el recibidor. Gracias a ella podrás descalzarte nada más llegar, algo que se ha puesto muy de moda por culpa del coronavirus, y que en realidad tiene todo el sentido del mundo porque así la porquería que llevas en tus zapatillas no se esparce por toda la casa. Como en el caso de los espejos, hay muchos modelos de alfombra, desde los redondos hasta los rectangulares, pasando por los diseños más originales en forma de flor.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.