Icono del sitio Blog de decoración de Muebles BOOM

Ventajas de decorar con colores neutros


A la hora de decorar cualquier estancia del hogar, una de las primeras cosas en las que debemos pensar es en los colores que queremos que primen en los diferentes espacios. Y es que estos marcarán el resto de la decoración. Además, debes saber que los colores tienen mucha influencia tanto en la percepción del espacio como en nuestro estado de ánimo. Así, dependiendo de los tonos que escojas, podrás conseguir ambientes cálidos, relajantes, sobrios, elegantes, luminosos, amplios… Si quieres ir sobre seguro, lo mejor que puedes hacer es apostar por los tonos neutros, que ofrecen numerosas ventajas. ¿Quieres averiguar cuáles? ¡Pues lo único que tienes que hacer es acompañarnos!

Tonos neutros

Antes de hablarte de las ventajas de los tonos neutros, queremos asegurarnos de que sabes a qué tipo de colores nos referimos. Así, es importante que tengas en cuenta que se trata de colores con saturación muy baja, es decir, cercanos al gris. Nos estamos refiriendo, además del gris, al blanco, al negro, al marrón y al beige. Algunos expertos también incluyen en esta gama al azul marino.

Colores atemporales

Lo primero que queremos comentar es que los tonos neutros son atemporales, es decir, nunca pasan de moda. Por tanto, podrás estar tranquilo a la hora de invertir en piezas de mobiliario en estos tonos, ya que siempre estarán de actualidad. Por supuesto, lo mismo ocurre con los complementos. Además, debes saber que son los colores que menos cansan, así que será difícil que te aburras de ellos en poco tiempo, lo que sí puede ocurrirte con los tonos cálidos o fríos. Así, por ejemplo, a la hora de decorar el salón, la estancia principal del hogar y en la que pasas la mayor parte del tiempo, es una buena idea escoger un sofá neutro como el que puedes ver en la imagen.

Colores muy versátiles

Otra de las grandes ventajas de los colores neutros es que son muy versátiles. ¿Qué queremos decir con esto? Pues, entre otras cosas, que son muy fáciles de combinar. Por ejemplo, es buena idea mezclar tonos neutros entre sí, aunque corres el riesgo de crear una decoración demasiado aburrida. Por eso, siempre se recomienda añadir pinceladas en tonos alegres o llamativos en ambientes donde predominen las tonalidades neutras. En cualquier caso, debes saber que los colores neutrales pueden funcionar como el color principal o como color de acento, aunque es más habitual encontrarlo como la primera opción.

La versatilidad de los neutros también tiene que ver con que encajan perfectamente con todo tipo de estilos y en todo tipo de estancias. Así, podrás usarlos en ambientes vintage, minimalistas, nórdicos, shabby chic o rústicos… En la siguiente imagen, por ejemplo, puedes ver un dormitorio rústico en tonos neutros.


Por otro lado, queremos comentar que estos colores te dan la libertad no solo de añadir otros tonos, sino todo tipo de diseños y texturas, por lo que tus opciones decorativas serán prácticamente ilimitadas.

Ambientes sobrios, elegantes y acogedores

Por otro lado, debes saber que los colores neutros te ayudarán a conseguir ambientes sobrios, elegantes y acogedores. Eso sí, es importante que tengas en cuenta que no todos los colores de esta gama transmiten las mismas sensaciones. Así, debes saber que los más claros son ideales para ampliar el espacio visualmente y para potenciar la luminosidad. Por eso, el blanco, el gris claro y el beige son colores muy recomendables para decorar espacios pequeños. En cambio, los tonos oscuros son ideales para transmitir sofisticación y mucha personalidad a las estancias. Estos son especialmente recomendables para las zonas comunes de la casa: salones, vestíbulos, comedores…

Salir de la versión móvil