¿Y si te quedas sin mesa de centro y utilizas una auxiliar?

Lo que planteamos en este artículo puede parecer una locura, pero no lo es en absoluto. De hecho, explica el porqué cada vez hay más personas que deciden plantearse la posibilidad de prescindir de una mesa de centro para colocar una mesa auxiliar. La mesa de comedor no la vamos a tocar, claro está, pero la auxiliar no es intocable. Ni mucho menos.

En este artículo te vamos a plantear una serie de situaciones en las que la mesa auxiliar se convierte en un buen recurso, en una opción a tener en cuenta por quienes consideran que la mesa de centro no es un elemento indispensable en sus vidas. ¿Te apetece conocer esas situaciones? ¡Sigue leyendo!

Niños en casa

Cuando tienes niños en casa piensas que no estaría mal despejar la zona del centro para que pudieran jugar en el salón sin preocupaciones. Pones una alfombra para que no se manchen y para que no provoquen desperfectos en el parquet, y ya pueden jugar a sus anchas.

Cuando te has quedado sin espacio delante del sofá

Puede pasar que tienes un salón pequeño y no tienes ni siquiera espacio para colocar una mesa de centro. En esos casos, más por necesidad que por gusto, no tienes más remedio que buscar soluciones como la de optar por una o más de una mesa auxiliar, que en cualquier caso ocupan menos espacio y se pueden mover con relativa facilidad para que las utilices solo cuando las necesites.

Cuando tienes un butaca que te hace ojitos

Si te has enamorado de una butaca y crees que es el mejor invento que has podido disfrutar a lo largo de tu vida, probablemente te plantearás la posibilidad de comprar una mesa auxiliar que se adapte a tus necesidades. Unas necesidades que solemos asociar a los amantes de la lectura, que prefieren mil veces una buena butaca a un buen sofá. En esos casos, la mesa de centro pierde fuerza en favor de las mesas auxiliares.

Cuando quieres innovar

A veces no es necesario que sea una razón imperiosa, una necesidad pura y dura. En ocasiones simplemente queremos innovar, y en ese sentido hay que considerar que la opción de sustituir una mesa de centro por una mesa auxiliar es bastante buena idea. Más que nada porque en el mercado existen millones de diseños que pueden ser todo lo arriesgados y modernos que quieras, algo que no se puede decir con tanta fuerza de las mesas de centro, que suelen ser casi siempre rectangulares.

Cuando quieres una mesa para el café

De la misma forma que el amante de la lectura que se sienta en su butaca y espera plácidamente a coger su libro para disfrutarlo poco a poco, el amante del café también quiere tener donde apoyar la taza, la lechera y lo que le haga falta. Una mesa auxiliar puede ser el mejor mueble para esas ocasiones en las que no es necesario tener una mesa excesivamente larga.

Cuando tienes un conjunto que quieres completar

A veces te enamoras de unas sillas que quieres comprar sí o sí. De unas sillas, de un sofá, de una butaca… El caso es que lo tienes todo con el mismo diseño, y te das cuenta de que también podrías añadir una o más de una mesa auxiliar para completar el conjunto. ¿Qué pasa entonces? Que ves que mesa de centro no hay, y es en ese momento cuando te planteas seriamente la posibilidad de prescindir de ella para dar todo el protagonismo a las mesas auxiliares, que por otra parte son muy polivalentes.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.